Ven a la obra pública como un motor alternativo para 2009

Con una desaceleración muy fuerte de los segmentos que vienen liderando el crecimiento de la economía desde 2002, varios analistas están viendo a la obra pública como una suerte de "motor alternativo" que deje algún margen para un aterrizaje no tan brusco en 2009.
El fenómeno tiene su explicación económica, pero también política: la obra pública será un elemento "disciplinador" de la tropa oficial de gobernadores e intendentes de cara a las elecciones del año que viene.

"El fuerte peso del Estado como dinamizador de la economía es algo que se está viendo en toda la región, particularmente en México y en Brasil", opina Miguel Bein. Por este motivo es tan importante para el Gobierno mantener entonada la recaudación, con medidas que apuntalen la "caja" como la estatización del sistema previsional: en el esquema oficial, habrá poco margen para un frenazo del gasto público en 2009.

Bein, además, es de los que creen que en 2009 el Gobierno seguirá sosteniendo una activa política de ingresos. Pronostica una suba salarial en el orden del 15% (hoy el consenso habla de un 10%), y recuerda que las jubilaciones, en promedio por la movilidad, subirán un 24% en 2009.

La crisis de los mercados golpeó muy fuerte sobre el sector automotriz, una de las estrellas del crecimiento argentino en los últimos años, por la retracción de la demanda y el encarecimiento del crédito. Y también sobre la agroindustria, otro segmento protagónico de la recuperación, por la caída global del precio de las commodities.

El IERAL de la Fundación Mediterránea sostuvo ayer mediante un informe firmado por su economista jefe, Gabriel Sánchez, que el ajuste macroeconómico que "se perfila" prevé medidas de desplazamiento en el consumo y la inversión de privados por el gasto público, una "fuerte" desaceleración económica e iniciativas para dar mayor competitividad al peso.

Según el informe de la Mediterránea, "el ajuste macroeconómico que se viene incluye un 'crowding out' (desplazamiento) del consumo y la inversión privados por parte del gasto estatal y una necesidad de mayores exportaciones netas ante la continuidad de la salida de capitales, demandando un peso más competitivo ante el freno del crecimiento mundial".

Sebastián Campanario

Comentá la nota