Obra paralizada por Nación genera falta de agua en Iguazú

Cerca de 100 vecinos cansados de esperar respuestas desde el Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (Imas) y del municipio salieron a las calles durante tres días seguidos para exigir agua potable en los barrios.

Desde la 8 de ayer se concentraron frente a la planta potabilizadora, y luego en asamblea decidieron marchar hacia la ruta e impedir la circulación de vehículos a tan sólo 500 metros de la zona primaria de aduanas. Recién cerca de las 20 se levantó el corte tras la firma de un acuerdo que contempla doce puntos. En uno de ellos se destaca que “Imas se compromete desde el domingo a iniciar con las obras”. Aunque aclararon que llevará tiempo realizar todas las perforaciones en los barrios. 

Desde la entidad, por otro lado, solicitaron que en el lapso de 15 días cada barrio nombre a un represente y que se encargue de acercar el plano del lugar y el detalle las necesidades.Una vez que se presente el documento con los trabajos que se deben realizar, Imas expondrá los plazos de obras.

La situación se volvió insostenible desde el 30 de diciembre, cuando por un bajón de tensión uno de los protectores de los motores de las bombas de la toma de agua salió de servicio y provocó que varios barrios, sobre todo los más altos, sufrieran faltante de agua por varios días.

La falta de inversión quedó en evidencia cuando los barrios que no disponen de red de agua potable salieron a exigir el servicio.

El director de servicios del Imas, Ulises Espinoza, indicó a El Territorio que el ente adquirió el motor necesario para restablecer el servicio. Dijo que llegaría a la provincia el fin de semana y esperan solucionar el problema el martes a más tardar. No obstante, esta maniobra no abarca los barrios que no tienen red de agua.

Recarga de recipientes 

La solución provisoria llega a los barrios de la mano de la Municipalidad, que se comprometió a trabajar para abastecer con agua a los barrios.

Desde el viernes al mediodía trabajaran en conjunto Bomberos Voluntarios y el Ejército en la distribución del agua. Dicho servicio no tiene costo, pero advirtieron que no llenan los tanques, sólo recipientes grandes que estén accesibles y solicitaron a los vecinos que se acerquen a los camiones cuando estén en los barrios. “Esta medida es un paliativo hasta que Imas solucione los problemas con la red”, apuntó Walter Ravelli, director de Defensa Civil.

Respecto a la zona de la ciudad que no integra la red de agua, la secretaria de Gobierno, Marcela González, explicó que se tratan de barrios nuevos, que deben ser mensurados, aprobados por Catastro de la Provincia, también por el Concejo Deliberante para que luego el municipio eleve el proyecto y pedido de obras de Promeba al gobierno Nacional y a la Unidad Ejecutora para que comiencen las obras. 

“Se han elevado 133 pedidos para las obras en los barrios (veredas, plazas, cordón cuneta, red de agua y energía) entre ellos pedido de red de distribución de agua.

Los proyectos fueron elevados a la Unidad Ejecutora de la provincia y también al Gobierno nacional. “Esperamosrespuestas para dar soluciones a los barrios que no tienen red de agua, ocurre lo mismo con la nueva planta potabilizadora; hace tres años el arquitecto Arturo García elevó un pedido de informe al Iprodha para interiorizarse del estado de la obra, pero aún no han dado respuestas”, sostuvo González.

La solución

La solución definitiva para los problemas de agua es la finalización de la nueva planta potabilizadora, obra del gobierno Nacional que fue paralizada hace tres años cuando asumió Mauricio Macri. 

La obra fue retomada con fondos de la Provincia pero no avanzó al mismo ritmo que estaba planificado. También se firmó un acta de compromiso en la cual se evaluarán la posibilidad de realizar más perforaciones hasta que finalicen las obras de la nueva planta potabilizadora.

Coment� la nota