"Una obra de César Pelli sería un orgullo"

"Una obra de César Pelli sería un orgullo"
Así se expresó el concejal Diego Garciarena (Frente Nacional y Popular). Además, aseguró que ya se presentaron dos proyectos para la vieja terminal. Y que la ciudad debería analizar la conveniencia de realizar una consulta popular para definir su futuro.
El destino de la vieja estación terminal de ómnibus se va ganando, de a poco, un lugar en la agenda política de la ciudad. Por uno u otro motivo -la situación de los comerciantes que no fueron tenidos en cuenta en la nueva terminal o la presentación de proyectos arquitectónicos-, en los últimos días el edificio de Alberti y Sarmiento estuvo en el centro de la escena. Según el concejal del monobloque Frente Nacional y Popular, Diego Garciarena, son los marplatenses los que deben definir el futuro del lugar.

-¿Qué destino debería tener la vieja terminal?

-Debería partir de una planificación de la ciudad. Pero tendría que ser un centro cultural y también comercial, porque si no dejaría de ser rentable para el que haga la inversión. Tendría que tener un espacio verde importante y convertirse en un nuevo centro cívico para la ciudad de Mar del Plata.

-¿Le pareció conveniente cómo se hizo el traslado de las operaciones?

-La verdad es que me pareció absolutamente desacertado. Pero dividamos las cosas. Me pareció auspicioso para la ciudad tener una nueva terminal porque la que había era chica, antigua, estaba deteriorada y los colectivos transitaban por el centro de la ciudad. Pero la forma en que se hizo el traslado terminó bastardeando lo que era una buena idea, un buen proyecto. Los usuarios están incómodos, las empresas de micros tuvieron problemas hasta hace poco respecto del acceso y lo que le querían cobrar por el toque de andén. Tampoco está definido por dónde va a ser el tránsito vehicular de los colectivos de gran porte ni está claro si está la infraestructura para que esos colectivos puedan circular por esas calles. No sabemos ni cuál fue el arquitecto de la obra. Así que, evidentemente, el traslado se hizo a las apuradas.

-Los comerciantes de la vieja terminal también se quejaron.

-Ahí, el Estado tiene que cumplir un rol fundamental. La viaja terminal va a ser concesionada. Lo que no podemos es dejar que esa gente quede en una disputa comercial entre terceros. El Estado tiene que intervenir fuertemente: o bien para garantizar la continuidad laboral de esa gente o para cumplir con preceptos del Estado como podría ser una indemnización. Es decir, el Estado debe dejar indemnes a esos trabajadores de la terminal vieja.

-La semana pasada fue presentado un proyecto para la vieja terminal. ¿Lo pudo ver?

-Acá en el Concejo todavía no fue presentado. Pero tengo entendido que dos grupos económicos se presentaron. Un grupo económico lo encabeza (Néstor) Otero, que es el concesionario de la nueva terminal, y el otro es el Grupo Roig, a cuya presentación fuimos el otro día.

-¿Conoce las diferencias entre ambos?

-No tenemos a la vista los expedientes, pero me quedó claro que uno de los grupos (Roig) presenta como arquitecto a César Pelli. Sería un orgullo para los marplatenses que pudiera haber una obra de él en la ciudad. Eso le daría una calidad y una prestancia en esa zona que sería muy difícil de rebatir. Sobre todo teniendo en cuenta que es una inversión privada. Me parece que Mar del Plata no se puede privar de una obra de Pelli.

-¿Cree que podría haber una fuerte puja de intereses?

-Todos los emprendimientos comerciales son puja de intereses. Cuando uno tiene un interés comercial sobre una cosa y otro tiene un interés sobre la misma cosa, evidentemente se da una puja de intereses. Nosotros, como dirigentes políticos en representación del Estado, tenemos que garantizar que sea lo mejor para la ciudad. No solamente en cuanto a la calidad de la inversión, sino en que sea atractiva para atraer turistas del país y extranjeros. En ese sentido creo que, hasta ahora, lo de Pelli es una ventaja comparativa importante.

-¿Cómo debería ser, a su criterio, el proceso previo a la licitación?

-Creo que no tiene que pasar lo que pasó con la nueva terminal. La discusión tiene que ser de los marplatenses y batanenses. Basta de que desde la Provincia o la Nación nos impongan las cosas a los marplatenses y bataneases sin que podamos opinar. Me parece que tiene que haber un debate en la ciudad. Inclusive, no sé si no debería analizarse la posibilidad de hacer una consulta popular.

Comentá la nota