La obra de ampliación de la plazoleta del Puerto de Ushuaia continúa paralizada

Si bien el juez Alejandro Fernández rechazó la medida cautelar presentada por un agente portuario de ATE para que se parara la obra de ampliación de la plazoleta del Puerto de Ushuaia hasta tanto se realice un estudio de impacto ambiental, los trabajos continúan paralizados debido a que la parte demandante apeló el rechazo a sus pretensiones. Ahora deberá expedirse la Sala Civil de la Cámara de Apelaciones y, de confirmar el fallo de primera instancia, la obra se podría reactivar. No obstante, si no hay resolución antes del 18 de diciembre, la paralización de los trabajos continuará hasta 2010.

Si bien el juez Alejandro Fernández rechazó la medida cautelar presentada por un agente portuario de ATE para que se parara la obra de ampliación de la plazoleta del Puerto de Ushuaia hasta tanto se realice un estudio de impacto ambiental, los trabajos continúan paralizados debido a que la parte demandante apeló el rechazo a sus pretensiones. Ahora deberá expedirse la Sala Civil de la Cámara de Apelaciones y de confirmar el fallo de primera instancia la obra se podría reactivar. No obstante, si no hay resolución antes de la feria, la paralización de los trabajos continuará hasta 2010.

Si bien el juez Civil y Comercial de Ushuaia, Alejandro Fernández, había rechazado una medida cautelar presentada por el agente portuario de ATE Maximiliano Fabro, con el patrocinio letrado del abogado Gregorio Luna Iturres, para que se parara la obra del Puerto de Ushuaia, la misma continúa paralizada desde hace dos meses debido a que resta aún que dicha decisión sea confirmada por la Sala Civil de la Cámara de Apelaciones de Río Grande.

Fernández había rechazado la cautelar en la que Fabro argumentaba que la obra debía ser parada hasta tanto se realizara un estudio de impacto ambiental y una audiencia pública. La empresa Giro, encargada de la obra había presentado un informe ambiental aunque para los demandantes el mismo no tiene el valor de un estudio.

La presentación consistió en un recurso de amparo con medida cautelar para que se suspendiera la obra hasta tanto no se efectivice el estudio de impacto ambiental que según los demandantes no se efectuó. También reclamaron que se cumpla lo que estipula la ley 25.675 y el art. 82 de la Carta Orgánica Municipal y el art. 82 de la ley Provincial N° 55 que establece que "antes de iniciar la ejecución de un obra de importancia o magnitud que degrade o sean susceptibles de degradar el ambiente, se debe presentar un estudio e informe de evaluación de impacto ambiental en todas las etapas de desarrollo del proyecto de la obra, cuestión que aquí no se hizo".

Lo cierto es que el juez dejó bien en claro que la zona ya estaba impactada desde antes al rechazar las argumentaciones del afiliado a ATE. Y si bien rechazó sus pretensiones, hasta tanto no quede firme su resolución y sea confirmada por la Cámara de Apelaciones, no se pueden reactivar los trabajos, con los improductivos que deberá pagar el Estado ante el reclamo de la empresa tras el pleito judicial.

La realidad indica que sólo están autorizados trabajos de resguardo para evitar que la suba de mareas no dañe la obra pero no avances hacia la culminación de la construcción de un frente de atraque y ampliación de la plazoleta para contenedores. Por tal razón si la Sala Civil de la Cámara no se expide antes del 18 de diciembre, la resolución quedará recién para los primeros meses de 2010.

Comentá la nota