Obligaron a dar clases en escuelas que necesitan arreglos por más de $2 millones.

En forma paralela al argumento que indica que las escuelas de Tartagal están en condiciones de albergar a los alumnos, el gobierno provincial convocó a 7 licitaciones privadas para refaccionar los establecimientos Armada Argentina, Che Sundaro, San Isidro Labrador, Mariano Echazú, Jesús de la Divina Misericordia, Coronel Vicente Uriburu, y Humberto Milanesi, que en su mayoría tienen problemas en los sanitarios y los desagües cloacales.
Otra escuela que fue incluida para los arreglos en el marco del Plan de Emergencia 2009, fue la Héroes de la Frontera, de Salvador Mazza. En total, se necesitarán unos $2.949.254,51 para refaccionar la totalidad de los establecimientos. Este dinero saldrá del Plan de Emergencia 2009, constituido con fondos nacionales.

En los avisos que se publicaron en el Boletín Oficial del viernes, se disponen montos que van desde los 142 mil pesos hasta cerca de los 500 mil pesos para refaccionar los establecimientos. En alguna medida, esta disposición implica un reconocimiento del Ministerio de Educación de las denuncias realizadas por padres y docentes autoconvocados que pedían no iniciar las clases en Tartagal. Pese a ello, el titular de la cartera educativa, Leopoldo Van Cauwlaert, no solo estableció que se inicien las clases sino que obligó a que se tome asistencia en las aulas, y hasta intimó a una directiva de elevar un informe por que había dicho públicamente que la escuela Armada Argentina no estaba en condiciones de iniciar las clases. Ahora, para la escuela mencionada se llamó a una licitación para refacciones por un monto total de $459.556,24.

El convocar a las licitaciones implica que los alumnos no solo "van a tomar clases en escuelas que no están en condiciones", sino que tendrán que estudiar en medio de las refacciones.

Así lo entendió la presidenta de la Asamblea Provincial Docente y también docente de esa localidad, Silvia Zabala. Y es que la fecha para la apertura de los sobres es a mediados del mes que viene, y tras la adjudicación se estipuló que las refacciones a realizarse en los establecimientos deberán estar listos en tres meses.

"Es fácil tomar decisiones desde Salta sin conocer la realidad", sostuvo la docente autoconvocada, al entender que estas acciones -que no se condicen con los discursos de funcionarios del gobierno provincial-, implican "una muestra más de la incoherencia de Van Cauwlaert".

Comentá la nota