Obligan a Telecom Italia a desinvertir

Obligan a Telecom Italia a desinvertir
Defensa de la Competencia decidió que el ingreso de Telefónica de España en el capital accionario afectaba el libre mercado en el sector
La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) resolvió que el ingreso de Telefónica de España en el capital accionario de Telecom Argentina, a través de su accionista Telecom Italia, echa por tierra la competencia en el mercado local de las telecomunicaciones y obligará a Telecom Italia a desinvertir todos sus activos en la compañía.

Así lo confirmó a LA NACION el vocal del organismo antimonopolios, Humberto Guardia Mendonça, que anticipó que el dictamen completo se conocería hoy por la tarde.

Según precisó el funcionario, la "comisión aplicará el artículo 13b de la ley 25.156, de defensa de la competencia, y forzará a Telecom Italia a vender todos los activos en la Argentina".

"Decidimos que la operación afecta la competencia", dijo el vocal, en referencia a la compra que puso en marcha la investigación de la CNDC y a través de la cual Telefónica de España obtuvo el 42% de Telco, un consorcio que controla el 12% de Telecom Italia.

Hoy Telecom Italia tiene el 50% de la sociedad controlante de Telecom Argentina, Sofora Telecomunicaciones. La otra mitad está en manos del grupo Werthein, que libra una guerra sin cuartel con sus socios europeos por el control de la compañía.

La noticia no sorprenderá a los ejecutivos italianos, que ya reconocieron públicamente la presión del Gobierno para su salida de la empresa (las llamaron "decisiones arbitrarias") e iniciaron las negociaciones para vender su parte hace meses.

A esa parte hay que sumarle la opción de compra que Telecom Italia compró en 2003 para quedarse, a partir de diciembre del año pasado, con el 48% de los papeles en poder de los Werthein.

Apelación internacional

Fuentes oficiales de Telecom Italia indicaron que la empresa ya le había anticipado a la presidenta Cristina Kirchner que, debido al maltrato recibido por esa compañía en la Argentina, llevaría su caso ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), el tribunal de resolución de controversias que depende del Banco Mundial.

¿Quién se quedará con el 50% de Sofora, por el cual los italianos estarían pidiendo al menos 300 millones de dólares? Hay varios candidatos y uno en particular contaría con el guiño del ex presidente Néstor Kirchner, que quiere dentro de su órbita a la operadora, que factura 3000 millones de dólares y cerrará el año sin deudas.

Este último candidato sería el consorcio integrado por Eduardo Eurnekian y Ernesto Gutiérrez, accionista principal y presidente de Aeropuertos Argentina 2000, respectivamente.

También está en la lista el grupo Clarín, respaldado por fondos de inversión extranjeros, según una fuente relacionada con los italianos, que desconoció propuestas formales de otros interesados.

Entre estos últimos, también se mencionaron en los últimos meses a Carlos Slim, el magnate mexicano dueño de Telmex, y al empresario Alfredo Román. Otro que manifestó su interés fue el propio grupo Werthein.

Un informe, una novela

El dictamen de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia que se conocerá hoy es el resultado de una investigación que analizó los mercados de Internet, telefonía pública y telefonía fija, con testimonios de especialistas, consultores y otros organismos del sector de las telecomunicaciones.

El testimonio decisivo se conoció hace pocas semanas: el de la Secretaría de Comunicaciones, que en un extenso informe concluyó que la operación sellada en Europa violaba la regulación argentina, que impide a los herederos de Entel tener relaciones accionarias.

El mismo dictamen también pondrá una suerte de cierre a una novela que acumuló varios capítulos en los últimos dos años.

Uno de esos capítulos incluye presentaciones judiciales por parte de los Werthein para anular decisiones del directorio de la empresa y la opción de compra. Otro recuerda a los veedores que el Gobierno metió en Telecom Argentina para evaluar si Telefónica y Telecom trabajaban en conjunto.

En ese mismo capítulo, cae la renuncia el año pasado de Carlos Felices, un hombre de los italianos, a la presidencia de la operadora local. En otro, abundan resoluciones polémicas del Gobierno, que ordenó, a través de sus organismos, congelar los derechos políticos de Telecom Italia y le impidió también ejercer el call de compra.

En la historia también existe una carta del propio primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, a la presidenta Cristina Kirchner, en la que defendió los intereses de Telecom Italia.

La misiva no torció el brazo de la Casa Rosada, que definirá el final de la larga controversia.

Comentá la nota