Obligan a gobernadores a suscribir en acto público su adhesión a las retenciones

Cristina buscará mostrar respaldo a la medida. Apremiados por la crisis en un año electoral, hasta quienes rechazan las retenciones a la soja aceptarán el dinero
La jugada ya es un clásico del kirchnerismo, aunque no por conocida pierde efecto. Los gobernadores que quieran recibir el dinero prometido de la coparticipación de las retenciones a la soja deberán mostrarse en un gran acto, en el que rubricarán su adhesión al Fondo Federal Solidario en público y ante la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Los mandatarios se irán con los bolsillos no tan vacíos en un contexto de crisis económica y los Kirchner mostrarán la puesta en escena como un aval de las provincias al dinero que el Estado capta por las exportaciones de la oleaginosa.

Así lo confirmaron fuentes oficiales calificadas consultadas por El Cronista, quienes anticiparon además que la convocatoria a los gobernadores ya está en marcha. “Todos los gobernadores que adhieren tienen que venir a ‘poner el gancho’, por supuesto, no puede ser de otra manera”, aseguraron. Aunque todavía no hay fecha definida para el evento, se descuenta que será en lo inmediato, ya que la primera transferencia de la Nación a las provincias debe realizarse en diez días, el 1 de abril. Apurando los tiempos, la Casa Rosada ya se comunicó con los mandatarios de Neuquén, Jorge Sapag, y de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, quienes según la información oficial, participarán del acto. Apenas el puntano Alberto Rodríguez Saá no sería de la partida.

Con la asistencia descontada de las provincias alineadas con el kirchnerismo, la atención se concentrará sobre aquellos gobernadores que reclamaron públicamente la suspensión y hasta la eliminación de las retenciones a la soja, pero que igualmente anticiparon que adherirán al Fondo para recibir el dinero proveniente de ellas. Es el grupo conformado por el cordobés Juan Schiaretti, el santafesino Hermes Binner y el porteño Mauricio Macri.

Schiaretti retornará esta semana al país, luego de unas vacaciones en Brasil, y buscará suavizar el efecto de su adhesión a la medida. Para ello, convocará públicamente a la mesa de enlace agropecuaria para consensuar con ellos el destino que dará a los fondos. “Su planteo será que ese dinero es del campo, por lo tanto ellos deben opinar sobre el uso que se le dará”, indicaron a este diario en el entorno del gobernador.

Su par de Santa Fe también anticipó que aceptará los fondos de las retenciones y desató la rabia de los intendentes enrolados en el PJ opositor. El grupo de mandatarios comunales, con el intendente de Armstrong, Fernando Fischer, a la cabeza, salió a exigirle a Binner que no adhiera al Fondo Federal Solidario. “No voy a aceptar un solo peso de plata mal habida y sucia”, lanzó el peronista. Él y otros intendentes se reunirán hoy con el titular de Federación Agraria, Eduardo Buzzi.

Sin ninguna de estas presiones y necesitado del dinero, también Macri pondrá la firma para ser parte del régimen de coparticipación de las retenciones. Aunque la Ciudad no está mencionada en el decreto que creó el Fondo Federal Solidario, ese documento se subroga a la Ley de Coparticipación, que sí incluye al distrito.

Así, los tres mandatarios que mayor énfasis pusieron al rechazo de las retenciones deberán poner ahora su figura y su firma para recibir el dinero proveniente de ellas. Si no lo hacen, su parte proporcional será distribuida entre las provincias que acepten. De todas formas, no estarán solos. En un año electoral y de crisis económica, no son pocos los gobernadores que necesitan el dinero.

Comentá la nota