Obligan a demoler el último piso de un edificio

Adecuación: la comuna aplicó una multa. Pero también en la sentencia se estableció que los constructores deben adecuar “lo construido antirreglamentariamente”. Ahora lo intimaron para que cumpla esa sentencia.
La Municipalidad de Santa Rosa intimó a la edificadora propiedad del bioquímico y dirigente del PJ, Luis Larrañaga, a demoler el último piso del edificio de la calle Lisandro de la Torre cuya última planta fue construida en forma ilegal.

El edificio fue uno de los últimos iniciados durante el boom inmobiliario que comenzó en el año 2004. Incluso fue beneficiado por la modificación del Código de Edificación Urbano que permitió mayor porción de ocupación de los terrenos y otras condiciones para alentar las inversiones. Y favorecer a algunos inversionistas.

El Juzgado de Faltas le aplicó una multa a la edificadora de Luis Larrañaga -en sociedad con Gabriel Sarricouet- por varios incumplimientos. Uno de ellos es la construcción ilegal de todo el último piso. Pero además, hubo excesos entre lo autorizado y lo construido.

De acuerdo con el detalle, publicado por El Diario, construyeron en el edificio de la calle Lisandro de la Torre 461 no sólo 619 metros cuadrados en forma antirreglamentaria (se incrementó en un 28% la superficie que había sido autorizada) sino que hubo un avance sobre el retiro de fondo en los pisos altos y hasta se construyó un piso completo más (el séptimo, cuando en realidad se le habían autorizado seis).

El Juzgado de Faltas ordenó la “adecuación de lo construido antirreglamentariamente”. Por eso ahora se debió realizar la demolición.

El caso es del año 2007. La sentencia condenatoria la firmó la jueza de entonces, Florencia Hasper. Larrañaga es hermano del ex secretario de Hacienda Pablo Larrañaga, quien en ese mismo momento era funcionario de la gestión del ex intendente Néstor Alcala.

Irregularidades

El 1º de octubre de 2007, desde el Ejecutivo municipal se informó sobre la construcción de carácter antirreglamentario y el incumplimiento con distintos indicadores relativos al Código Urbanístico.

El expediente de construcción lleva el número 350/50 y en el momento de la verificación llevaba un 50% de ejecución.

“Los interesados solicitaron en los primeros anteproyectos presentados un volumen construible mayor, que supera holgadamente los indicadores urbanísticos, hecho que se refleja en lo construido actualmente”, explicó el municipio. Es decir: los responsables de la construcción pidieron permiso para una cosa, les dijeron que no y que la reformularan, pero igual hicieron lo que se les antojó.

La infracción al Código de Edificación dio inicio al expediente 10.525/07. Y la condena consiste en un pago de $ 78.941,12 por parte de Larrañaga (se hace constar la “primera reincidencia”) y uno de $ 21.050,96 por parte de Sarricouet (también se destaca la “primera reincidencia”).

Allí mismo se le pide al área de Obras Particulares y Planeamiento Urbano -en ese momento a cargo del arquitecto Javier Hernández- que imponga al propietario “de los modos de subsanación atinentes para conformarse a la normativa vigente, con indicación de obras a ejecutar y sus plazos ordenatorios”.

Anomalías

En el informe previo, entre otras cosas, se apunta respecto de los estacionamientos que “se mantiene el espacio de los 6 boxes autorizados, siendo lo requerido de 12 lugares, que correspondería al 10% de la superficie existente”.

Respecto del retiro de línea municipal, se señala que el retiro obligatorio es de 3 metros en el 50% del ancho del lote, se autorizó a dejar en el total del edificio retiros entre 1,20 y 2,10 dada la curvatura del frente, pero se construyó dejando aproximadamente entre 0,80 y 1,50.

Factor Ocupación de Suelo (FOS): “En PB y primer piso, un 80% y en los pisos superiores un 60% como máximo. En el proyecto original se autorizó un 66% en los pisos superiores y en el actual se llevó al 77,7% en todos los niveles”, dice el informe.

Respecto del retiro de fondo, indica que en Planta Baja se podría ocupar el fondo con dependencia de servicio. En el primer piso se requiere un retiro de fondo equivalente a N - 20/3 (6,66m) y en los pisos superiores N - 20/2 (10m). En PB no se ocupa el fondo. En el primer piso se permitió 5,60m y se construyó a 5,72m, en los pisos superiores se permitió 9,72m y se construyó a 5,72m.

Respecto de la altura del edificio, en el proyecto original se aprobó la planta baja y 6 pisos y en otra presentación se incrementó un nivel más, con los mismos incumplimientos del resto.

El Ejecutivo destacó que en todos los casos aplicó “la flexibilización de los límites de algunos indicadores dentro del margen previsto en la normativa vigente”.

Comentá la nota