Los objetivos del nuevo ministro de Seguridad

Los objetivos del nuevo ministro de Seguridad
Enfatiza que ahora él manda en Seguridad y no su antecesor y sobre la promesa de Jaque dice que no es momento de estadísticas.
Remarca que todo lo que hará en Seguridad será una "continuidad" de la gestión del ex ministro Carlos Ciurca, de la que formó parte, aunque a la vez intenta diferenciarse.

Usa el "nosotros" para hablar de lo que hizo el ahora ministro de Desarrollo Humano en la cartera más caliente, pero se esfuerza por ahuyentar las versiones que siguen sindicando a Ciurca como el jefe natural de la lucha contra el delito.

"El ministro soy yo", aclara Carlos Aranda y asegura que la Policía le va "a responder".

Además, como ya anticipó Los Andes el jueves, dijo que va a pedir que se declare una nueva emergencia en Seguridad para comprar equipamiento: "Lo estamos evaluando y probablemente la pidamos. No será una prórroga; será una nueva ley ya que la anterior se venció en agosto".

-¿Cuáles son los desafíos que tendrá en la gestión?

-La seguridad de los mendocinos. Trabajar en una idea que es importante y afrontar ese desafío que tiene que ver con continuar conduciendo un equipo de más de 8 mil hombres.

-Pero más concretamente, ¿qué objetivos a corto y mediano plazos se plantea?

-Los de corto están muy marcados por la coyuntura de la calle, que la afrontamos con el operativo policial. Queremos ver de qué manera ponemos a la Policía la mayor cantidad de tiempo en la calle.

Queremos que ingrese más personal, mantener las compras que venimos realizando gracias a la ley de Emergencia y tratar de encarar la segunda etapa de la compra de cámaras para la que está dispuesto un presupuesto importante.

-Usted está trabajando con el equipo del ex ministro Carlos Ciurca, ¿él seguirá monitoreando las decisiones que usted tomará en el ministerio?

-Estoy trabajando independientemente. El desafío lo asumo yo personalmente. El trabajo en equipo es importante pero el equipo es el que está acá dentro del ministerio y los hombres que están en la calle.

El trabajo que podemos llegar a hacer con el ministro de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad (por Ciurca) tiene que ver con las acciones interministeriales. Él tiene una importante y ardua tarea como para poder monitorear y dedicarse. La verdad es que el ministro de Seguridad soy yo.

-¿Qué aspectos rescata de la gestión de Ciurca?

-No quiero ser vanidoso, pero hablar de la gestión de Carlos Ciurca es hablar de algo de lo que yo también he sido parte. Objetivamente creo que nuestra fortaleza fue ponernos del lado de la gente. La gente nos respondió y nos acompaña, más allá de los reclamos lógicos.

-¿Teme que la fuerza policial no lo respete?

-No, no temo. Lo primero que me pregunté cuando me ofreció el cargo el señor Gobernador, fue con quién cuento. Más allá de los colaboradores que tengo, que son gente amiga y de confianza, atrás hay un esquema de policías con los que tengo relación directa. Conozco a cada uno de los comisarios generales e inspectores, he andado por muchos lados y he interactuado con ellos.

Si no los conociera como los conozco, no me animaría a sentarme en este sillón. Me animé por cuestiones personales. Tengo la fuerza y la capacidad para estar acá y porque tengo una policía afuera que me va a responder.

-El cargo de ministro de Seguridad ha sido complicado históricamente. Se tuvieron que ir varios por algún homicidio resonante, generalmente quienes no tenían experiencia política. ¿Analizó esos antecedentes antes de asumir?

-No lo he analizado. En la conversación que tuve con el Gobernador, él me brindó el total apoyo en mi gestión. Quizá en otras oportunidades y con otros gobiernos el apoyo no estuvo.

Además, uno sabe que es circunstancial estar acá. Lo importante es que la gestión del Gobernador esté bien. Nosotros estamos para gerenciar y tomar decisiones acá y seguir la línea de conducción de Jaque.

-El Gobernador durante su campaña electoral prometió bajar 30% los delitos en seis meses. ¿Qué piensa de esa promesa? ¿Se plantearía algo así ahora?

-Mientras suframos una muerte, para nosotros es una preocupación. Hay que poner la mirada en otro lado, no en la cantidad de hechos. El esfuerzo hay que ponerlo en tratar de establecer situaciones para que la gente, cuando salga, esté segura. El tema de los números no es el momento de pensarlo; hay que evaluarlo al final de la gestión que, además, se evalúa en forma integral.

- ¿Cómo cree que está hoy el salario de la policía?

-Los salarios no son de lo mejor en la administración pública en general. El policía en particular ha ido reajustando su salario. La tendencia sería ver cuál es el camino para que vaya aumentando. La pauta a nivel nacional es cero, pero nosotros logramos, a través del cupo de recargo y la merienda, mejorar a los agentes.

-Cuando asumió dijo que una de sus prioridades será incrementar la relación con los intendentes ¿De qué manera?

- Vamos a aceitar esa relación a través de acciones concretas. Hemos hecho muchos trabajos con los municipios de cualquier partido porque en el tema de seguridad hay que priorizar eso.

Comentá la nota