“El objetivo es quedarnos con todas las bancas”.

“El objetivo es quedarnos con todas las bancas”.
Cuatro diputados nacionales oficialistas vaticinan el triunfo del alperovichismo y analizan las repercusiones de la ida de Reutemann. Vargas Aignasse y Díaz entienden que la oposición es débil y que no está a la altura de las circunstancias. Alfaro y Salim dicen que las alternativas son necesarias.

Carlos Reutemann dio un portazo al bloque oficialista (Frente Para la Victoria) en el Senado de la Nación y luego la puerta se entreabrió para otros senadores. No sólo se llevó a su comprovinciana Roxana Latorre, sino que su conducta guió también a otros.

La oposición interpreta la situación como la consecuencia de un desgaste de la imagen de Néstor y de la presidenta, Cristina Kirchner, mientras que los oficialistas prefieren hablar de la “borocotización” y del oportunismo político en un año electoral. Con esta última postura coincidieron los diputados nacionales tucumanos, que criticaron la actitud de los dirigentes que se alejaron y de los que tomaron distancia del bloque.

Además, cuatro parlamentarios oficialistas, en diálogo con LA GACETA, los parlamentarios coincidieron en señalar que la situación en el Congreso no afectará al gobierno de José Alperovich. Es más, adelantaron que el oficialismo ganará de manera contundente las elecciones de octubre.

“El objetivo es quedarnos con todas las bancas (el oficialismo renueva las cuatro que se pondrán en juego en Diputados). Además tenemos a la mejor candidata (por Beatriz Rojkés de Alperovich)”, sentenció Gerónimo Vargas Aignasse. Fue duro al referirse a la oposición: “no está a la altura de las circunstancias. Y eso se verá en las urnas”, afirmó. Además, cuestionó el hecho de que “sólo critiquen y no presenten propuestas”.

En este último punto coincidió su par Susana Díaz. “La oposición es débil en Tucumán porque critican de forma baja y no tienen argumentos. No presentan proyectos para ayudar”, aseveró. Vaticinó que en octubre, el oficialismo arrasará en las urnas con un margen mayor al de las elecciones parlamentarias pasadas. En 2007, el oficialismo le sacó casi 300.000 votos de diferencia al segundo en la elección de diputados.

Germán Alfaro consideró que la oposición es necesaria pero en la medida en que busque alternativas para solucionar problemas sociales. “Una oposición ‘en contra de’ no sirve”, opinó. Pronosticó un triunfo oficialista en octubre. “El soberano es el que decide en las urnas. El día después de las elecciones se verá”, expresó.

“Lo único que escucho de los disidentes son críticas abstractas. La crítica por la critica no es buena consejera. Deben aportar alternativas”, destacó Juan Salim, al tiempo que detalló que el Gobierno ganará en octubre.

Por otra parte, a Vargas Aignasse no le sorprendió el alejamiento de Reutemann. “Es natural que antes de un proceso electoral haya algunas divisiones. Ocurre siempre”, minimizó. El diputado embistió contra Reutemann y quienes los seguirían. “Son decisiones por intereses personales y no es bueno que las enmascaren diciendo que es por el bien de una provincia. Si uno es oficialista, la mejor manera de trabajar es apoyando la gestión”. Para Vargas Aignasse deberían haber priorizado “los intereses del partido y de la gente”. “Después de la elección volverá (Reutemann al bloque del FPV)”, disparó.

“Esto demuestra lo que son”, fustigó Díaz en referencia a los dirigentes que abandonarían el kirchnerismo. “Se alejaron no por un proyecto político, sino por un interés personal. Habla de una poca personalidad y hombría bien”, calificó. Díaz atribuyó los problemas a la crisis económica mundial: “Ante el mínimo tambaleo del barco, desaparecen. Critico y me disgusto con los que emprenden la retirada”, cuestionó. La diputada dijo que lo ideal sería que todos los oficialistas se unieran para afrontar la situación. Sin embargo, luego agregó que “no hay un desgaste de la gestión como dicen”. “El crecimiento de la Argentina está intacto. El Gobierno nacional está trabajando bien y apoyo la gestión”, apuntó la ex intendenta de La Cocha. “Todo tipo de actitud está teñida de un tinte político porque 2009 es un año electoralista”, explicó el diputado Alfaro, que reflexionó respecto de la salida de varios referentes del oficialismo. “Esto tiene su repercusión sobre el oficialismo porque tendrá que negociar más. La realidad nos está indicando que hay que ser más dialoguistas”, consideró.

Salim intentó ser más cauto al hablar de los senadores: “En un sistema democrático cada uno tiene el derecho de decidir en que espacio quiere estar. Pero cuando uno llega con un proyecto, no es coherente cambiar a medio camino”. Pero luego arremetió: “lo de (Eduardo) Borocotó queda chico al lado de esto”, dijo comparando a Reutemann con el ex diputado macrista que ahora es aliado del kirchnerismo.

Comentá la nota