Objeciones de la UV a los convenios de obras públicas

El presidente del bloque de la Unión Vecinal, Oscar Luciani, explicó las razones por las cuales esa bancada no acompañó la aprobación de los acuerdos entre Municipalidad y Nación.
En la sesión del jueves pasado, el Concejo Deliberante convalidó por mayoría cinco convenios entre la Municipalidad y la Nación para la puesta en marcha de diferentes obras públicas. En ese paquete se incluyeron los acuerdos para la pavimentación de 70 y 130 cuadras respectivamente, cuestionados a partir del resultado de la licitación que dio como ganadora a la empresa Viani, firma que cotizó los trabajos casi el doble que la Cooperativa Eléctrica.

La convalidación de esos convenios contó con el voto negativo de la Unión Vecinal (UV). En diálogo con EL CIVISMO, el presidente de ese bloque, Oscar Luciani, explicó las razones de la decisión, aunque aclaró que "no estamos en contra de las obras, al contrario, pero queremos que lleguen a la mayoría de los vecinos".

- ¿Por qué el bloque que usted preside decidió votar por la negativa?

- En primer lugar porque no se ha cumplido con lo que establece la Ley Orgánica de las Municipalidades en cuanto al procedimiento que se tiene que dar con las obras públicas. Lo que se debe hacer, como primer paso, es enviar al Concejo Deliberante el convenio. Nosotros, en el plenario de concejales, le hemos reclamado el convenio que diera origen a la ejecución de estas obras.

Primero se tendría que haber adherido por medio de un convenio, que daba nacimiento al trámite administrativo de la licitación y posterior adjudicación de las obras. El convenio llegó después de realizarse la licitación y la posterior adjudicación. Eso pasó con todos los convenios, y en algunos casos con obras que ya se habían empezado a implementar antes de las elecciones. Además de esto, hemos observado muchas irregularidades en la confección de los convenios.

- ¿Cuáles son esas irregularidades?

- Esto surge a partir de la adjudicación de esta licitación a un oferente que ofertó cuatro millones de diferencia en una de las licitaciones y siete millones en las 130 cuadras. El oferente que establecía el precio menor en los dos casos era la Cooperativa Eléctrica de Luján. Se le adjudicó a la empresa Viani por un monto mayor. Según nuestras averiguaciones, las obras se podían realizar al monto que la Cooperativa había ofrecido. Por lo tanto, lo que objetamos es por qué se le adjudica a una empresa que presenta un monto mayor. Más allá de esto, lo que decimos es que cuando se convalida un convenio también se convalida la adjudicación. En el artículo primero de dicho convenio se aclara que el municipio ya licitó y adjudicó la obra.

- ¿Ustedes entienden que no hay separación entre aprobar el convenio pero cuestionar la licitación?

- Por supuesto. Creemos que con el dinero que se ha enviado se podrían hacer muchas más cuadras. En vez de 70 cuadras se podrían haber hecho 140, y en vez de 130, 260 aproximadamente. El concejal (Domingo) Faro fue muy claro en la sesión y dijo que para él había gato encerrado. ¿Qué pasa con esa diferencia entre las ofertas? ¿Se la habrá comido el gato? No estamos en contra de las obras, al contrario, pero queremos que estas obras lleguen a la mayoría de los vecinos. Y que no sea la Nación quien imponga un pliego de licitación, y tampoco una adjudicación.

- ¿También existen observaciones sobre las cuadras seleccionadas para la pavimentación?

- Esto lo manifestó en la sesión el concejal Faro. Habiendo revisado las cuadras seleccionadas, en algunos casos ya estarían pavimentadas de antes. Esto ocurre porque cuando se va a hacer una obra mediante un programa que no es específico, se debe declarar a las cuadras de utilidad pública. En este caso, las cuadras no se habían declarado de utilidad pública. Esto debe ser un trámite previo que debe llegar al Concejo Deliberante. Recién se hizo ahora cuando convalidaron los respectivos convenios.

- ¿Queda cerrada la polémica por las licitaciones de pavimentación a partir de la convalidación de estos convenios?

- Nosotros creemos que esto debe ser observado y examinado por el Tribunal de Cuentas y queremos ver cómo se expide al respecto. Por lo tanto el trámite que nosotros vamos a hacer es enviarlo para que el Tribunal analice la licitación.

- ¿A qué atribuye estas irregularidades que ustedes marcan?

- Es claro que hubo una total desprolijidad. Nosotros esperamos y recomendamos que si se van a hacer futuras obras se cumpla con lo que la ley establece. Es reconocido por los otros bloques que existieron errores en cuanto a la tramitación y en el procedimiento. No diría que en el gobierno local hay una mala intención al respecto. En todo caso, es difícil probarlo, pero lo que puedo pensar es que el pliego de licitación muchas veces puede estar hecho a medida para que lo gane determinada empresa. Además, en el convenio se especifica que el municipio asume la responsabilidad exclusiva por todos los efectos que resulten de la obra. Esto incluye las consecuencias por la mora del Ministerio en pagar los certificados. Toda la responsabilidad la asume el municipio, Nación no asume ninguna responsabilidad. ¿Qué pasa si no llega el dinero? El municipio va a tener que responder ante la empresa adjudicada. Todas estas cuestiones fueron la causa de nuestro voto.

Comentá la nota