Obituario para el turismo

No llega a 30% la ocupación hotelera en Mendoza. Hay confiterías vacías y el transporte de larga distancia trabaja al 50%. ¿Temporada perdida?
Estas vacaciones están resultando totalmente atípicas para Mendoza. Es que por la circulación del virus de la influenza A N1H1 los hoteles céntricos tienen una ocupación que no supera el 30%, los hostels viven una situación similar, las confiterías están prácticamente vacías y las empresas de transporte de pasajeros aseguran que su actividad bajó 50%.

Diario UNO realizó una recorrida por los diferentes sectores relacionados al turismo y en todos los casos el panorama que cuentan no es el mejor, aunque todos concuerdan en que a partir de este fin de semana la situación podría mejorar.

El titular de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómico y Afines de Mendoza (AEHGA), Alberto Romero, sostuvo que en los últimos tres meses hubo 50% menos de ocupación si se lo compara con el mismo período de 2008.

"Hay una gran merma, de cada 10 camas con las que cuentan los hoteles sólo 5 están ocupadas, cuando el año pasado estábamos casi al 100%", señaló Romero.

Clarisa Fabris, jefa de recepción del hotel NH, manifestó que el lugar sólo está ocupado a la mitad y que no es lo que esperaban para esta época, aunque destacó que de a poco se está registrando un alza, muy lenta, y que todas las expectativas están puestas en las semanas venideras.

"Es una semana totalmente atípica, se cancelaron muchas reservas por el problema de gripe A", contó Asunción Reina, del hotel San Martín, quien agregó que "se nota la ausencia de visitantes sobre todo de Brasil y Buenos Aires, que antes cubrían todo".

Lo mismo ocurre en otros lugares de alojamiento donde aseguran que hay picos de ocupación pero que el promedio está entre el 30% y el 40%.

Los hostels no se quedan fuera de esta magra realidad que está viviendo el turismo de la provincia en lo que debería ser su fecha más fuerte.

"Estamos muy mal esta temporada, incluso a pesar del conflicto con el campo el año pasado estábamos mejor", aseguró Rolando Zamperoni, coordinador general del hostel Dama Juana, de calle Arístides.

Confiterías, igual

El sector gastronómico también está siendo muy castigado por la falta de turismo en la provincia. Eduardo Fernández, encargado de Bremen Pils, en la Peatonal, manifestó que el movimiento es inferior al de años anteriores y que hay gran expectativa por la segunda quincena de julio para remontar.

Adolfo de la Reta, socio del café Havanna en la Peatonal, puntualizó que la baja en comparación con años anteriores llega al 60% impulsado esto sobre todo por la falta de familias con niños en la calle, que son los que más consumen.

El propietario enfatizó que la temporada ya está perdida, porque "las personas que no salieron en estos días, hasta agosto no salen" y agregó que julio se está comportando como un mes normal, cuando no debería serlo ya que se trata de la época más fuerte de Mendoza.

Remises en baja

La ausencia de visitantes en Mendoza también repercute en el trabajo de taxis y remises de la provincia.

De hecho desde el sector aseguran que la cantidad de viajes bajó considerablemente, en parte por la gran cantidad de autos que hay, pero en mayor medida por la ausencia de turistas.

"No hay viajes, está totalmente muerto, primero por la crisis económica y ahora por la gripe A, que si bien por suerte no la tenemos, la estamos padeciendo", contó un chofer que prefirió conservar el anonimato.

Comentá la nota