Obispos ultraconservadores buscan "convertir a Roma"

Son los seguidores de Lefebvre, que fueron perdonados por Benedicto XVI.
Sigue montando la ola de conflictos causados por la decisión del Papa de levantar la excomunión a cuatro obispos excomulgados del grupo Lefebvre. Ayer, uno de los episcopales perdonados, monseñor Bernard Tissier de Mallerais, afirmó en una entrevista que los ultratradicionalistas que se opusieron al Concilio Vaticano II "no hemos cambiado nuestras posiciones y lo que queremos es convertir a Roma".

Monseñor Tissier de Mallerais dijo que la excomunión sentenciada por Juan Pablo II "no era válida porque monseñor Lefebvre nos consagró por un caso de necesidad" y reconoció que la aceptación del grupo ultramontano en la Iglesia será complicado. "Nosotros estamos reincorporados pero no somos aún obispos porque no tenemos una sede episcopal", señaló. Las declaraciones se suman a la del obispo Richard Williamson, que hoy reside en la Argentina, que negó la existencia del Holocausto y las cámaras de gas.

En el mundo católico crece la irritación por el regreso de los ultramontanos de Lefebvre, que estimula también las críticas a la orientación cada vez más conservadora del propio Benedicto XVI. Ayer, un famoso teólogo, Jean-Pierre Wils, anunció que abandona la Iglesia.

"No quiero ser identificado más con el espíritu antimoderno, antipluralista y totalitario de esa Iglesia", dijo Wils, nacido en Bélgica, que vive en Alemania y enseña en la universidad católica holandesa de Radboud. El teólogo afirmó que "la Fraternidad San Pío X es un grupo extremadamente reaccionario y profundamente antisemita que simpatiza con dictadores y regímenes derechistas". "Ellos tienen una imagen totalmente equivocada del Concilio Vaticano II", concluyó.

Jean-Pierre Mils es un influyente académico en el mundo católico del centro-norte de Europa, que ha enseñado en varias universidades de Bélgica, Alemania y Holanda.

Al anuncio explosivo de la decisión del teólogo se sumó ayer "la amargura" que expresaron muchos sacerdotes católicos de Austria debido a la decisión del Papa de nombrar al ultraconservador Gerhard Wagner como obispo auxiliar en Linz, sin consultar a la Iglesia local.

Wagner alertó hace un tiempo a los jóvenes de que los libros sobre Harry Potter escritos por Jl.K.Rowling son "satánicos". También dijo en otra oportunidad de que el huracán "Katrina", que en 2005 devastó a Nueva Orleans, fue un castigo divino enviado a "una ciudad inmoral" .

El sacerdote austríaco Franz Wild, al criticar el nombramiento pontificio, declaró a un diario: "Espero que la Iglesia se de cuenta de que vive en el siglo XXI".

Comentá la nota