El obispo de Santa Cruz le puso reparos al reclamo docente

El obispo de Santa Cruz y Tierra del Fuego, Juan Carlos Romanín, visitó al gobernador Daniel Peralta con el fin de compartir los objetivos del viaje que en los próximos días lo llevarán al Vaticano.
En la ocasión, hicieron un análisis de distintos aspectos de la coyuntura provincial, que luego sirvieron para que el obispo realizara declaraciones en las que llamó a la reflexión del sector docente que hoy parece nuevamente amenazar el inicio de clases.

Romanín dijo que hay que analizar “si realmente estamos utilizando como corresponde lo que ya se ganó con tanto esfuerzo, como son los espacios de diálogo que tiene que tener toda sociedad en democracia”.

Reconoció que “los problemas sociales son muchos” y en tal sentido mencionó distintas situaciones conflictivas en la actividad petrolera y en la pesca al expresar que “todo el problema de la inseguridad laboral es en este momento lo que más nos preocupa a todos”.

Sostuvo más adelante que “tenemos que tener todos una mirada del conjunto”, y si bien consideró natural que “cada gremio analice la realidad por sí mismo”, reparó en la necesidad de llegar a “un común acuerdo” porque “las cosas no aumentaron solo para un sector”.

En tal sentido, Romanín recordó que “el 2007 fue un año en el que nos hemos desangrado” (en alusión a los continuos paros docentes), aunque rescató que a raíz del conflicto “se lograron las paritarias, que es justamente el único camino que puede favorecer el diálogo”.

Comentá la nota