El obispo reclama "una renovación" de la iglesia

Monseñor Roberto Rodríguez adelantó que el año próximo se cumplen 75 años de la creación de la Diócesis local. Dijo que "queremos darle un significado especial para que la iglesia continúe analizando la calidad de su evangelización, siguiendo adelante pero con una renovación". Sugirió "un mayor compromiso cristiano en la sociedad". No ocultó la preocupación por la pobreza creciente y pidió "mas creatividad y no esperar tanto de arriba".
A poco de cumplirse los 75 años de la creación de la Diócesis La Rioja de la iglesia católica, el obispo Roberto Rodríguez advirtió por la necesidad de una "renovación" de los postulados de la fe y le reclamó a la población "mayor compromiso cristiano" y "mas creatividad y no esperar tanto de arriba".

Rodríguez habló con Radio Independiente en relación con el aniversario de la Diócesis y sostuvo que "queremos darle un significado especial, para que la iglesia continúe su camino analizando sus métodos, su presencia y la calidad de su evangelización, siguiendo adelante pero con una renovación".

Repitió su concepto sobre que en La Rioja no hay indigencia sino pobreza y reiteró su visión sobre "la dejadez cultural de ciertos sectores que produce después casos de desnutrición y otras consecuencias".

"Es importante que recuperemos el espíritu riojano y pasemos de esa dejadez a una mayor responsabilidad", agregó, advirtiendo no querer "ser simplista".

De todos modos, sostuvo que está recorriendo el interior provincial y observa "una tendencia hacia una mayor producción" de la sociedad que "puede traer un futuro interesante" porque "va creciendo poco a poco el espíritu de trabajo".

"No hay que detenerse en la contemplación de la pobreza, sino dar las pautas para superarla porque potencialidades existen", enfatizó el obispo.

Finalmente y sobre las fiestas navideñas y del Tinkunaco, sostuvo Rodríguez que "debemos contemplar la cercanía de Dios preocupado por el hombre porque lo quiere, se acerca al hombre y renueva nuestra condición humana, invitándonos a mirar con esperanza el futuro porque Dios acompaña nuestro camino".

"Dios tiene que ser el centro de la vida de los hombres, hay que recuperarlo para no ir hacia una confusión, un desorden", graficó monseñor Rodríguez, al pedir "una participación en el espírtu de lo que se celebra con un compromiso con la sociedad, una fe con obras, una fe que se transforme en acciones concretas".

Comentá la nota