El obispo Polti convocó a los santiagueños a la reconciliación.

En su homilía hizo énfasis en la confesión y la preparación de los fieles para recibir la Pascua de Resurrección. Dijo que "es necesario pedir perdón".
Con una multitud que colmó la Iglesia Catedral Basílica, el obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, monseñor Francisco Polti presidió la celebración central del Domingo de Ramos y pidió a la comunidad santiagueña "intentar pedir perdón" y recomendó "aprovecharse del sacramento de la reconciliación todas las veces que lo necesitemos".

Antes de la celebrar la Santa Misa, el religioso bendijo los ramos de los santiagueños que llegaron al lugar y posteriormente realizó la entrada al templo junto a decenas de fieles que acompañaron su paso.

Con relación al Evangelio que describe la Pasión de Cristo dijo: "Tal es la intensidad y la inmensidad de su amor hasta dar la vida por un pecado nuestro, allí en esta pasión estamos todos ". "Ante la pregunta de Pilatos ¿a quien quieren que suelte a Barrabas o a Jesucristo? Da pena pensar que hemos dicho tantas veces a barrabas y a Jesucristo crucifíquenlo", sentenció.

Agregó: "Intentemos aprovecharnos más que nada del sacramento de la penitencia porque allí estamos aprovechando ese amor de Dios, porque allí nos gana toda gracia que se reclama a través de los sacramentos".

Para los días previos a la Pascua de Resurección, el obispo santiagueño sostuvo: "Vamos a pedir también, tratar de ofender lo menos posible y si por desgracia caemos en pecado, nos podemos confesar, volver a hacer hijos de Dios, hoy podremos hacer un propósito, si todavía no nos hemos confesado para Pascua, hagámoslo".

Sobre las palabras del Evangelio consideró que "ojala pudiéramos meditarla y llenarnos de asombro ante los dolores físicos, la flagelación, la coronación de espinas, ser cocido con unos clavos a un madero, los dolores morales". Continuó Polti: "El abandono de tanto gente que había recibido algún favor de Jesús, de los parientes de esa gente, el abandono de los apóstoles, la traición de Judas, es para sombrarse porque todo eso lo ha pasado por cada uno de nosotros".

Comentá la nota