El obispo que niega el Holocausto pidió perdón, pero no se retractó

El obispo que niega el Holocausto pidió perdón, pero no se retractó
Sólo lamentó haber hecho la declaración negacionista, que causó la crisis.
El obispo negacionista Richard Williamson pidió ayer perdón al Papa, a los familiares de las víctimas y a los sobrevivientes del Holocausto nazi, en una declaración que es, en realidad, una falsa retractación. Williamson, fue prácticamente echado por el gobierno argentino y llegó a Londres hace tres días.

El obispo lefebvriano, uno de los cuatro episcopales perdonados de la excomunión por el Papa el 21 de enero -en un gesto fatal que ha dañado seriamente su pontificado- no se manifiesta para nada arrepentido de haber negado el exterminio de seis millones de judíos por los nazis y la existencia de las cámaras de gas.

Lo que dijo en una declaración difundida por la agencia católica Zenit es que "lamento haber hecho esas declaraciones", pero no dice que su contenido era monstruosamente falso. "Si hubiera sabido con antelación todo el daño y las heridas que han provocado, especialmente a la Iglesia, pero también a los sobrevivientes y seres queridos de las víctimas de injusticia bajo el Tercer Reich, no las hubiera hecho".

Con cinismo, el obispo llama "víctimas de injusticia" a los millones de judíos exterminados en la "Shoah" (Holocausto"). El episcopal -consagrado en 1988 con los otros tres obispos por monseñor Marcel Lefebvre sin la autorización del Papa, lo que determinó su excomunión-, explica que "el Santo Padre y mi superior, el obispo Bernard Fellay, han pedido que reconsidere las declaraciones que hice a la televisión sueca hace 4 meses, pues sus consecuencias han sido muy fuertes". Este concepto es también falso. El Papa no dijo que las consecuencias fueron muy fuertes, el 12 afirmó - evocando el Holocausto- que "está claro que toda negación o minimización de este terrible crimen es intolerable y al mismo tiempo inaceptable". Benedicto XVI, que salió seriamente dañado tras el perdón a los cismáticos de San Pío X mientras Williamson hacía sus declaraciones, puso el problema en términos justos.

El obispo dijo en su declaración que "a todas las almas que quedaron honestamente escandalizadas por lo que dije, ante Dios, les pido perdón". Y explicó que en la tevé se limitó a "dar una opinión" de una persona "que no es un historiador, una opinión formada hace 20 años en virtud de los datos disponibles entonces". Al parecer, no está informado que hace 20 años se sabía perfectamente lo que habían hecho los nazis. "Como dijo el Santo Padre, todo acto de injusta violencia contra un hombre hiere a todo el género humano", concluyó en el comunicado.

Ayer, un vocero de la Conferencia Episcopal Católica de Inglaterra aclaró que Williamson no está en comunión con la Iglesia aunque se le haya levantado la excomunión y no puede celebrar los sacramentos. La agencia Zenit también aclaró que el texto de "perdón" lo envió la comisión del cardenal Claudio Castrillón Hoyos, mediador entre los lefebvrianos y el Papa.

Comentá la nota