El Obispo Lugones resaltó la importancia de llegar a los barrios

Luego de la misa que ofreció el sábado en la plaza Grigera, donde estuvo acompañado por el Primado de Argentina, el cardenal Jorge Bergoglio, el nuevo Obispo de la Diócesis de Lomas, Jorge Lugones, habló de la importancia de acercarse a la gente y llevar la palabra de Dios a los barrios y la periferia. También se refirió a la labor de contener a niños, adolescentes y jóvenes, en medio de la polémica desatada sobre la delincuencia juvenil.

El nuevo Obispo de la Diócesis de Lomas de Zamora, Jorge Lugones fue recibido el sábado por una multitud en la plaza Grigera, donde ofreció una misa acompañado del Primado de Argentina, el cardenal Jorge Bergoglio.

“No me pidan que me apoltrone en la Curia, permítanme salir a los barrios, a la periferia”, resaltó el Monseñor como anuncio del trabajo que pondrá en marcha en la región.

Luego de la ceremonia religiosa y de dar su bendición al centenar de fieles que se acercó a saludarlo y darle la bienvenida, Lugones mostró su “felicidad”. “Sólo espero que me acompañen en esta tarea que ya están haciendo y que podamos fortalecer la misión”, exhortó el Obispo recién llegado de Orán, Salta.

“Hoy la Iglesia nos dice que salgamos a los barrios, a la gente que por ahí no se acerca al templo pero sí tiene necesidad, hambre de la palabra de Dios. No es fácil el sacrificio, hoy la palabra sacrificio no se conoce”, agregó en el contacto con los medios.

Además, hizo referencia a la importancia de ejercer una destacada contención sobre los menores, en medio de la polémica que se desató en las últimas semanas a raíz de una propuesta por parte de la provincia de Buenos Aires de bajar la edad de imputabilidad para menores que cometan delitos graves.

“Evidentemente es importante trabajar en la contención de los chicos. Nosotros venimos del Norte de hacer un trabajo con los padres porque no solucionamos las cosas con leyes o con fuerzas de seguridad. Necesitamos que los adultos se hagan cargo de los jóvenes, y que todos los adultos nos hagamos cargo de los jóvenes y adolescentes en riesgo”, remarcó Lugones y opino que “la única forma de revertir este tema de la violencia juvenil y la delincuencia juvenil es hacerse cargo y comenzar desde la niñez en riesgo”.

“Antiguamente el lema era dar testimonio y orar. Hoy hay que orar, dar testimonio y acompañar, acompañar a los jóvenes, el acompañamiento requiere del diálogo, de la contención de jóvenes y adolescentes, de todos los sectores”, subrayó.

El primer trabajo que se pondrá en marcha será en los próximos días, con una misión de Navidad en todos los lugares de la región. “Estaremos en los andenes de las estaciones, en los comercios, es fundamental salir a los barrios”, sostuvo el religioso que ya realizó tareas en el conurbano, en San Miguel y Villa de Mayo.

También aprovechó para hacer llegar un mensaje a los vecinos de la región, a quienes les pidió que “no pierdan la Fe”.

“Les pido que sepan que las situaciones a veces aprietan pero que Dios siempre es fuente de esperanza y que tenemos que confiar en el hombre, porque el Señor ha puesto en cada uno una semilla de amor. A veces esa semilla no está cultivada o a veces la hemos ahogado con nuestras injusticias”, añadió Lugones.

Antes de la misa, donde Bergoglio le hizo entrega del báculo como símbolo de la posesión de la Diócesis, Lugones mantuvo un encuentro con las autoridades que se acercaron a la plaza Grigera, entre ellos algunos intendentes de la región sur del conurbano, a quienes les pidió realizar un trabajo en conjunto para cumplir los objetivos previstos. “Les dije que me parecía que hoy la Iglesia no es una isla sino que necesitamos hacer un trabajo interdisciplinario con el municipio, con el club, con la escuela, con las organizaciones barriales, porque sino será muy difícil poder contener a los niños, adolescentes y jóvenes”, concluyó.

Comentá la nota