Un obispo habló de corrupción y causó revuelo en la Iglesia y el Gobierno

Un obispo habló de corrupción y causó revuelo en la Iglesia y el Gobierno
Es monseñor Eguía Seguí. Dijo que está "institucionalizada". Luego lo relativizó.
En Argentina "la corrupción está institucionalizada y parece prevalecer una cultura según la cual se puede ir adelante solo con este sistema", dijo ayer a la radio Vaticana el secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Enrique Eguía Seguí, quien además reclamó una "reconstrucción de las bases del sistema democrático, o sea, la autonomía de los tres poderes del Estado". Las declaraciones de Eguía Seguí, colaborador del cardenal primado Jorge Bergoglio, provocaron una verdadera conmoción en el Episcopado y la secretaría de Culto de la Nación en momentos en que las relaciones entre la Iglesia y el Gobierno recorren aguas mansas.

Eguía Seguí, obispo auxiliar de Buenos Aires es uno de los 31 obispos que han venido siguiendo a Bergoglio a Roma en visita "ad limina apostolorum" al Papa.

Clarín habló con él y le preguntó sobre el contenido de sus declaraciones a la radio Vaticana, sobre las que se abrió una controversia en Buenos Aires. "No hemos venido aquí a hablar del Gobierno, sino de la Iglesia en la República Argentina, de su vida pastrola y evangélica", dijo monseñor Eguía Seguí, quien ante una consulta de este diario evitó confirmar o desmentir sus dichos.

Un cable de la agencia DYN recogió sin embargo una desmentida de Eguía Seguí sobre su categorización de la corrupción en la Argentina: "Nunca dije esa frase", dijo. "Hay gente que interesada en que haya una confrontación entre la Iglesia y el Gobierno".

Alina Tufani había entrevistado a monseñor Eguía Seguí para la radio Vaticana. El obispo dijo que "nuestra mayor preocupación es cómo sostener y alimentar la fe de nuestro pueblo en el contexto de la actual crisis global. La Argentina viene de una crisis muy profunda y hoy la gran preocupación de la Iglesia es cómo colocarse frente a esta nueva crisis".

Según la transcripción de su diálogo con la radio, radio, monseñor Eguía Seguí dijo que la crisis "no es solo económica" sino moral y destacó la necesidad de combatir la corrupción. La cultura de la corrupción determina "que los que sufren más son los pobres y los excluidos. La Iglesia quiere ayudar a reconstruir las bases de un sistema democrático, o sea el respeto de la autonomía de los tres poderes del Estado. Creemos que los elementos fundamentales de la vida democrática están sufriendo debido a la confusión de los roles y del poder. Lo que predicamos es reconstruir una verdadera democracia representativa".

Tufani preguntó al secretario general de la Conferencia Episcopal si es cierto que la Iglesia es a la vez la institución con mayor credibilidad y también la más criticada y atacada. Monseñor Eguía respondió que "existe una opinión publica muy critica frente a la Iglesia. Pero después vemos que en la realidad existe una opinión distinta, la popular, que expresa otra visión.

Ante la pregunta si es cierto que solo el 23% de los católicos va a misa en la Argentina, el obispo respondió que en nuestro país "existe este fenómeno extraordinario que es la religiosidad popular. Uno de los puntos claves de la evangelización es hacer crecer esa religiosidad popular".

Las visitas para informar sobre la marcha de las respectivas diócesis, que los obispos deben hacer cada cinco años a la Santa Sede, han sido precedidas por minuciosos documentos sobre cada diócesis, entregados en noviembe a la Nunciatura Apostólica, la embajada de Benedicto XVI en nuestro país. Mañana y pasado, en tandas de ocho, los obispos verán al pontífice, quién el sábado les consignará un discurso. El cardenal Bergoglio saludará al Papa en nombre del centenar de episcopales argentinos. Los dos discursos permitirán tener una idea precisa de cómo aprecia la Iglesia a la situación y las perspectivas de nuestro país.

Comentá la nota