El obispo gestionó ayuda del gobierno para restaurar templos.

Monseñor Rodríguez se reunió con el Gobernador. La iglesia pide asistencia del Ministerio de Infraestructura para remodelar iglesias dañadas por el sismo de 2002 y cuyas antiguas estructuras necesitan mejoras.
El gobernador Luis Beder Herrera recibió al obispo Roberto Rodríguez, para coordinar las acciones que se harán desde el Ministerio de Infraestructura y Obras Públicas, a fin de concretar la refacción y reparación de templos del interior de la provincia.

El obispo informó sobre la realización este martes de la misa en conmemoración del fallecimiento de monseñor Enrique Angelleli y el próximo 16 de agosto de la postergada procesión de San Nicolás.

Rodríguez expresó que el encuentro permitió comunicarle al gobernador y coordinar actividades con respecto a la refacción y reparación de los templos que se encuentran en San Blas de los Sauces, en Anguinán y San Nicolás, en las afueras de Chilecito, entre otros.

El religioso recordó que estos templos han sufrido daños por el movimiento telúrico que afectó esta parte del país allá por mayo de 2002, sumado a la antigüedad de las estructuras, que provocan la necesidad de refacción y mejoras.

El obispo insistió que "se habló con el gobernador para coordinar con el Ministerio de Infraestructura la consecución de esas tareas".

Rodríguez dijo que "hay el templo de la localidad de Ambil, del que se hará cargo la Universidad Nacional de La Rioja (UNLaR), puesto que ya hubo un relevamiento y un trabajo realizado por arquitectos de la entidad académica". En detalle, el obispo adelantó que tiene como objetivo concluir la remodelación del templo de San Blas y la Iglesia de Aimogasta, entre otros trabajos.

"La conservación y remodelación de estas obras apuntan a resguardar el patrimonio religioso y cultural de la provincia", sostuvo Rodríguez.

Visita de arquitectos de Florencia

Por otro lado, en la reunión también se dialogó sobre la visita de arquitectos de la universidad de Florencia -Italia – que llegaron a la provincia a realizar una serie de relevamientos fotográficos y ópticos de distintos templos de la capital, especialmente de la Iglesia Catedral. Este mismo grupo fue el que hizo reconocidos estudios en la basílica del Santo Sepulcro en la ciudad de Jerusalén. Fue traído a la provincia por la UNLaR.

Comentá la nota