Obispado de Neuquén pidió la restitución de la Casa Betania

Afirman que desde marzo de este año el lugar, que funciona como albergue para chicos de la calle, se encuentra inactivo.
Neuquén > El Obispado de Neuquén hizo público el pedido que realizó el 9 de septiembre al Ministerio de Desarrollo Social con la pretensión de que les "sean restituidos en las condiciones en que fueron entregados" los locales de la Casa Betania. Allí debieran funcionar talleres y clases para chicos de la calle, que no se están ejecutando debido al incumplimiento de un convenio firmado con esa área el año pasado. Mediante una carta dirigida al actual responsable de la cartera, César Pérez, el obispo de Neuquén, Marcelo Melani, puso de manifiesto la inactividad en la que se encuentra sumergido el lugar desde marzo de este año y por tal motivo solicitó que se devuelva el inmueble lo antes posible.

El lugar fue puesto a disposición de esa cartera el año pasado para el desarrollo de diferentes programas sociales para jóvenes en situación de calle. Los mismos, según informa un comunicado remitido por el director de la institución Adolfo Mantilaro y el responsable de la Pastoral Social del Obispado de Neuquén, Rubén Capitanio, debían efectivizarse en el marco de un convenio rubricado el 4 de agosto de 2008.

A través de ese acuerdo, el Ministerio, en ese entonces dirigido por Walter Jonsson, se comprometía a destinar un número suficiente de operadores sociales y personal para el funcionamiento de los talleres en Casa Betania. Además debía hacerse cargo de los servicios de luz y gas, según informan desde el Obispado. Pero nada de esto se efectivizó.

El documento detalla que en marzo de este año los chicos ocasionaron algunas roturas durante el horario de atención de los talleres que se brindaban, por lo que se decidió cerrar las instalaciones.

Tras varias gestiones sin éxito realizadas a lo largo del año tendientes a reactivar su funcionamiento, entre las cuales se mencionan cartas y reuniones con el secretario de Derechos Humanos de la Municipalidad, Jesús Escobar, y el ministro Pérez, el Obispado decidió comunicar el cese del convenio con el área y exigir la devolución del inmueble.

Mantilaro y Capitanio concluyen en el documento dado a conocer ayer a los medios de prensa que constatan, "como en otras áreas fundamentales de responsabilidad pública, una ausencia grave por parte del Estado" que consideran "inadmisible" porque esta "indiferencia oficial atenta seriamente contra la dignidad de las personas más vulnerables: en este caso, los chicos siguen abandonados en las calles".

El ministro Pérez manifestó el martes pasado que en cuarenta días estará nuevamente en funcionamiento luego de realizar un recorrido por el hogar donde supervisó las obras y mejoras que se están llevando a cabo en el hogar, según informó el Boletín Oficial del gobierno provincial.

Comentá la nota