Obamamanía: pagan u$s 25.000 para ir a la fiesta de asunción

Washington - El glamour y la burocracia no hacen buenas migas, pero la noche del 20 de enero se reconciliarán en Washington, donde estrellas de cine y funcionarios gubernamentales brindarán a la salud de Barack Obama, el próximo presidente de EE.UU.
La fiesta nocturna que culminará con la toma de posesión de Obama, y a la que algunos han bautizado ya como el «Woodstock de Washington», promete ser tan histórica como la ceremonia de investidura del primer presidente negro de EE.UU.

En el menú festivo figuran, además de la decena de fiestas oficiales a las que asisten tradicionalmente el presidente y la primera dama, una variopinta oferta de eventos. La Coalición Creativa, un grupo sin fines de lucro que defiende los intereses de la industria del entretenimiento, ha organizado una fiesta de recaudación de fondos que amenizará Elvis Costello y a la que se prevé asistan la actriz Susan Sarandon, el director Spike Lee y la también actriz Anne Hathaway, entre otras caras conocidas.

Claro que codearse con la farándula costará lo suyo: las entradas más baratas se venden a 10.000 dólares por pareja, y los que quieran estatus VIP deberán desembolsar al menos 25.000 billetes verdes.

El director Barry Levinson rodará esa noche las escenas finales de «Poliwood», un documental sobre la participación de Hollywood en la reciente campaña presidencial, en la que el mundo del celuloide se volcó a favor de Obama.

Los integrantes de la «blogosfera» tampoco se quedarán al margen y conmemorarán, con un día de adelanto, la noche del 19, la llegada de Obama a la Casa Blanca en una fiesta en el estado de Virginia, contiguo a la capital. A la fiesta, que contará con unas 500 personas, se podrá acceder por el «módico» precio de 90 dólares.

El abanico lúdico de la jornada incluye también la fiesta de la Coalición Nacional para la Tecnología, a la que se espera acuda el cineasta George Lucas, así como la reunión privada que convocó el magnate inmobiliario R. Donahue Peebles en el exclusivo Club Georgetown, que se prolongará hasta las cuatro de la mañana.

Además, la Human Rights Campaign Foundation recibirá a unas 2.000 personas, la mayoría gays y lesbianas, en su «Fiesta de la Igualdad» en el Hotel Mayflower, a la que están invitadas celebridades como la cantante Cyndi Lauper.

Y luego estarán los festejos estaduales como el de Hawaii, estado natal de Obama, e Illinois, el estado por el que fue senador.

Los que se inclinen por el club nocturno de toda la vida podrán probar suerte en Love, un local en el que han debutado cantantes como Beyoncé y que instalará carpas extra la noche del 20 de enero para poder acoger a al menos 7.000 personas.

El «jet-set» internacional también planea desembarcar en Washington ese día. Responsables de Quintessentially, una organización que ofrece servicios de lujo a sus miembros en más de 40 ciudades, aseguraron en declaraciones recientes al diario «The Wall Street Journal» que la mayoría de solicitudes para participar en la ceremonia inaugural procede del extranjero.

La empresa ofrecerá a sus miembros, que pagan entre 1.500 y 40.000 dólares anuales, desde estilista hasta viviendas de alquiler en Washington por un mínimo de 25.000 dólares por tres días.

Gente con ganas de pasar un buen rato desde luego no faltará, a juzgar por las previsiones del alcalde de Washington, Adrian Fenty, que pronostica que entre 3 y 5 millones presencien los actos inaugurales del 20 de enero.

Comentá la nota