Obama vuelve de compras.

Cayó 1% en el segundo trimestre en relación al 6,4% que se había contraído entre enero y marzo. La recuperación va en contra de todos los pronósticos.
La economía de Estados Unidos se contrajo un uno por ciento en el segundo trimestre del año en comparación con 2008. El dato resultó alentador si se lo compara con la caída del 6,4% registrada en los primeros tres meses del año. La mejora de las cuentas externas junto con un mejor perfil de las inversiones empujaron al PBI. Pero el consumo, motor de la economía norteamericana, volvió a caer.

La principal amenaza de la recuperación es que el desempleo sigue en alza y se acerca al 10 por ciento. El presidente Barack Obama calificó la cifra de PBI como un "signo de estabilización" pero reconoció que llevará muchos meses superar definitivamente la recesión.

El Departamento del Tesoro estadounidense difundió que si bien sigue con signo negativo, el Producto Bruto parece haber retomado el sendero de la recuperación. Los analistas coinciden en que hay que esperar la evolución de este trimestre para ver si la tendencia completa la "V" (caída fuerte y abrupta seguida de una rápida recuperación) o si, como algunos estiman, el PBI puede llegar a dibujar una "W" (a la recuperación le sigue otra violenta caída). En este caso, podría hacer falta un segundo paquete de estímulo fiscal, pero que esta vez debería apuntar a incentivar la rama productiva de la economía a diferencia del salvataje financiero de fines del año pasado.

Éste fue el cuarto trimestre consecutivo de retroceso de la actividad económica, y es la primera vez que se registra este fenómeno desde que comenzaron las mediciones en 1947.

El consumo de las familias representa el 70% del PBI norteamericano y su caída empañó el avance de otros rubros. Entre abril y junio, el consumo cayó un 1,2% en términos interanuales mientras que en los primeros tres meses del año se había recuperado un 0,6 por ciento. Los destacados del último período fueron el gasto en negocios, que cayó un 8,9%, recuperándose así del desplome del 39,2% del trimestre anterior. Las cuentas externas también mejoraron. Las exportaciones cayeron un 7% y las importaciones lo hicieron en un 15,1% y resultó así un avance de la balanza comercial.

El economista Alejandro Vanoli explicó que "la mejora en la actividad muestra los primeros resultados del paquete de estímulo y las medidas financieras que impulsó el gobierno para inyectar liquidez. Pero los desafíos a futuro son terminar de limpiar la burbuja financiera, recuperar la confianza de los consumidores y moderar el desempleo". Además, rescató como positivo la reducción del déficit comercial, "algo muy importante en una economía tan endeudada como la de Estados Unidos".

El aumento del desempleo es la principal amenaza que resuena entre los economistas y hace pensar en una segunda caída.

¿El final de la crisis en EE.UU.?

El FMI aseguró que lo más grave de la crisis estadounidense ya pasó y fue superada gracias a las medidas del gobierno. Pero también advirtieron en el informe publicado ayer que la recuperación será paulatina. El organismo prevé una contracción del producto del 2,6% este año y un leve repunte del 0,8% en 2010.

El Fondo detalló que "la combinación de un estímulo macroeconómico de enormes proporciones y una intervención a gran escala en los mercados financieros comenzó a estabilizar la situación financiera y económica".

Comentá la nota