Obama visitó por primera vez el Pentágono y aseguró que tiene "decisiones difíciles que tomar sobre Irak y Afganistán"

Obama visitó por primera vez el Pentágono y aseguró que tiene
El presidente estadounidense Barack Obama dijo que tenía "decisiones difíciles" que tomar sobre Irak y Afganistán tras su primera visita al Pentágono, donde se reunió con jefes militares.
El nuevo comandante en jefe no indicó sin embargo si todavía consideraba ordenar el retiro de tropas estadounidenses de Irak en 16 meses, como prometió durante su campaña. Tampoco se refirió al envío de refuerzos a Afganistán, conflicto que considera prioritario.

"Tendremos algunas decisiones difíciles que tomar sobre Irak y Afganistán inmediatamente", dijo Obama luego de una reunión de 90 minutos con los jefes de los servicios militares.

"Obviamente nuestro esfuerzo por perseguir a las organizaciones extremistas que hacen daño a nuestro país es prioritario", añadió.

El presidente salió del encuentro realizado en una sala de conferencias segura conocida como "el tanque", con el vicepresidente Joe Biden.

Obama dijo que tuvo una "maravillosa" discusión con los jefes militares, que se extendió por más de la hora prevista para la sesión, su primera en el Pentágono con los jefes del Estado Mayor Conjunto desde que asumió la presidencia.

"Discutimos sobre Irak y sobre Afganistán. Hablamos sobre algunos de los riesgos globales más amplios que pueden surgir, y la coordinación entre nuestro ejército y nuestras fuerzas civiles", agregó.

Las consultas militares se planearon hace una semana cuando Obama se reunió en la Casa Blanca con el secretario de Defensa, el jefe del Estado Mayor Conjunto y el comandante militar estadounidense en Medio Oriente.

"También dijimos que había que seguir pendientes de la salud de las fuerzas armadas", golpeadas por dos guerras, agregó.

El portavoz Robert Gibbs anunció más temprano el miércoles que el presidente diría "relativamente rápido" cómo pensaba retirar las fuerzas de Irak.

En su primera semana en la presidencia, Obama pidió a los responsables militares planificar un retiro de tropas de Irak en 16 meses de manera "responsable", sin poner en peligro la vida de los 142.000 soldados estadounidenses desplegados en ese país.

El comandante estadounidense en Irak teme que una salida muy rápida amenace los logros de seguridad alcanzados, mientras que el país tendrá este año varios procesos electorales.

El secretario de Defensa, Robert Gates, indicó que un retiro en 16 meses estaba entre "una variedad de opciones" que se estudian, y previno el martes del riesgo potencial de un "retroceso" en Irak.

Obama además debe aprobar próximamente el envío de refuerzos a Afganistán, lo que considera un "frente central de la lucha contra el terrorismo", y donde decenas de mis de soldados de la Otan debieron repeler una insurrección en potencia en los últimos dos años.

El Pentágono, que tiene 36.000 soldados desplegados, prometió hasta 30.000 hombres suplementarios.

Según Gates, Washington tiene los medios para enviar tres brigadas (entre 3.500 y 4.000 hombres por brigada) "de acá a mediados del verano" boreal.

Además estimó el martes que Washington debía fijarse "objetivos limitados y realistas".

Comentá la nota