Obama trazó negro cuadro de la economía de EE.UU.

Obama trazó negro cuadro de la economía de EE.UU.
“Mientras demandan asistencia al contribuyente, firmas de Wall Street pagaron casi 20 mil millones de dólares en bonos por 2008”, disparó Obama.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió ayer que la situación económica norteamericana “va a empeorar antes de mejorar” y volvió a atacar lo que llamó “arrogancia y avaricia” de Wall Street y las corporaciones.

No obstante, el mandatario prometió ayudar a bajar los costos hipotecarios de los estadounidenses con “un nuevo plan que será dado a conocer pronto”, que reactivaría el sistema financiero y permitiría “que el crédito fluya otra vez”.

“Los estadounidenses saben que nuestra recuperación económica va a tomar años, no meses”, afirmó Obama, en su discurso radial y en video que el mandatario estadounidense ofrece los sábados. Pero, según el presidente, los estadounidenses tendrán poca paciencia si permitimos que la política partidaria se meta en el medio de la acción contra la crisis, mientras nuestra economía sigue cayendo”.

Obama está impulsando un paquete de reactivación que insumirá más de 800.000 millones de dólares. La ley para financiar ese plan ya recibió la primera luz verde de la Cámara de Diputados y ahora pasó al Senado.

“Estoy llamando al Senado a que apruebe este plan, así podemos poner gente a trabajar y empezar el largo, duro trabajo de levantar nuestra economía”, dijo el mandatario.

La intención, según sus propias palabras, es lanzar un masivo programa de obras públicas para combatir el desempleo y recortes impositivos para el 95 por ciento de los estadounidenses, propuesta que fue uno de los ejes centrales de su campaña electoral.

“Pronto mi secretario del Tesoro, Tim Geithner, anunciará una nueva estrategia para reactivar nuestro sistema financiero que hará que el crédito fluya a nuestros negocios y familias”, dijo Obama.

“Ayudaremos a reducir los costos de las hipotecas y a extender préstamos a las pequeñas empresas para que puedan crear empleos”, agregó. Sin embargo, Obama reiteró que su plan aseguraría de que los presidentes ejecutivos de las corporaciones no desvíen dinero de contribuyentes para fondos propios.

El presidente expresó nuevamente su indignación por los informes de enormes bonos en el 2008 pese a los masivos recortes de empleos, pérdidas financieras y planes de rescate gubernamentales. “Aunque estoy comprometido en hacer todo lo que sea necesario para mantener el flujo de crédito -enfatizó- el pueblo estadounidense no excusará o tolerará esa arrogancia y avaricia”.

Comentá la nota