Obama ya tiene al arquitecto de su reforma sanitaria

El ex senador Tom Daschle será el encargado de diseñar y poner en marcha un plan sanitario para Estados Unidos que asegure la cobertura para todos los ciudadanos, según anunció el jueves el presidente electo del país, Barack Obama.
Daschle será el secretario de Sanidad y Servicios Humanos y al mismo tiempo el director de la Oficina de la Casa Blanca para la Reforma Sanitaria, un nuevo puesto creado por Obama. Su subdirectora será Jeanne Lambrew, que ya trabajó en asuntos relacionados con Sanidad en la Casa Blanca en el último mandato de Bill Clinton.

Daschle, que el martes cumplió 61 años, fue miembro de la Cámara de Representantes entre 1979 y 1987, y después fue Senador por Dakota del Sur hasta 2005. De 2001 a 2003 fue líder de la mayoría demócrata en la Cámara Alta.

En la presentación de ambos en Chicago, Obama aseguró que la situación actual en que se encuentra la sanidad estadounidense "simplemente no puede continuar". "Estamos en un camino insostenible que tiene que cambiar".

Como a lo largo de su campaña, el presidente electo prometió proporcionar "una atención sanitaria accesible y viable para cada uno", y que para ello nombró a Daschle como "el arquitecto" de la reforma.

Obama aseguró ser consciente de las dificultades que para sus planes supone la actual crisis económica, pero aseguró que debe ser una prioridad. "¿Cómo podemos permitirnos no hacerlo?", se preguntó.

Para llevar la reforma a cabo, explicó que en primer lugar buscará recortar gastos optimizando gestiones y eliminado dispendios que no "aporten valor por cada dólar". A continuación, estudiará cómo "encontrar dólares adicionales para el corto plazo".

A largo plazo, afirmó, dio órdenes a su equipo para que diseñen un programa que sea económicamente viable.

Daschle, que fue uno de los primeros políticos de renombre que apoyó la campaña de Obama, aseguró estar honrado por la designación para tratar lo que definió como "el mayor desafío de política interna" que tiene Estados Unidos.

Comentá la nota