Obama y la seguridad: "Si falla el sistema es mi responsabilidad"

Aludió así al atentado fallido en el avión de Detroit. Dijo que no relevará a sus funcionarios de inteligencia. Y difundió un informe donde aseguró que hubo información suficiente, pero fue mal evaluada. Habrá un más riguroso sistema de visas.
"Estamos en guerra" dijo ayer en un severo mensaje a la población estadounidense el presidente Barack Obama. "Estamos en guerra contra Al Qaeda y haremos todo lo posible por derrotarlos", amplió al anunciar las nuevas medidas de seguridad aérea, impulsadas tras el fallido atentado en un avión de Delta, el día de Navidad.

Obama asumió además la total responsabilidad por las fallas que habilitaron que un joven nigeriano subiera a un avión con explosivos escondidos en su ropa interior sin que fueran detectados. "Como presidente, tengo una responsabilidad solemne de proteger a nuestro país y nuestra gente. Cuando el sistema falla, es mi responsabilidad", expresó.

No habrá chivos expiatorios de estas fallas, Obama no despidió a ningún miembro de su equipo, precisamente porque se atribuye la mayor responsabilidad en las acciones. Entre las nuevas medidas a tomar, el presidente pidió que los informes de inteligencia -en especial los ligados con amenazas- sean distribuidos con mayor rapidez y amplitud.

La Casa Blanca está ordenando cambios en la forma en que se maneja la información sobre amenazas, y busca fortalecer el sistema de cotejo entre la lista de personas sospechosas de terrorismo y otra lista de personas que tienen prohibido subir a un avión.

"No hay, por supuesto, una solución a prueba de balas" para futuros ataques o intentos de atentados terroristas contra EE.UU., dijo Obama, admitiendo así que podrían seguir siendo inseguros los vuelos en ese país. "Nuestros adversarios" seguirán intentando golpear a la nación norteamericana, agregó,

El atentado fallido lo realizó el joven nigeriano Umar Faroud Abdulmutallab, quien viajó desde su país y abordó otro avión en Amsterdam llevando un explosivo adherido a su pierna que nunca fue detectado. El individuo figuraba en las listas de sospechosos de los servicios de seguridad que además habían recibido reportes sobre el eventual ataque. Según Washington el terrorista pertenecía a la red Al Qaeda y se entrenó en Yemen.

Sin perder su tono severo, Obama dijo que la inteligencia tenía "suficiente" información para haber desmantelado el plan terrorista. Y que el principal error fue "no atar cabos sobre un emergente plan terrorista por parte de AQAP (siglas en inglés de Al Qaeda de la Península Arábiga".

Obama habló tras recibir un informe sobre el episodio del 25 de diciembre, que también fue origen esta semana de una cumbre con su equipo de seguridad interior. El presidente de EE.UU. afirmó que seguirá implementando medidas para aumentar la seguridad para evitar futuros ataques, aunque no será a costa de sacrificar los valores del país.

"Vamos a reforzar nuestras defensas, pero no sucumbiremos a una 'mentalidad de asedio" que sacrifique la sociedad abierta y las libertades y valores que apreciamos", dijo, en un intento por diferenciarse de la administración de George Bush, muy criticada por vulnerar los derechos civiles.

Entre las nuevas medidas, dijo, figura revisar visas ya otorgadas y por otorgarse, con nuevas tecnologías de seguridad, al tiempo que las fuerzas de seguridad pondrán en funcionamiento otros criterios para sus listas "no-fly", es decir las que impiden que sospechosos de terrorismo aborden aviones con destino a EE.UU.

"Tenemos que hacer mejor las cosas" para mantener a esas personas peligrosas fuera de esos aviones, dijo al presentar las primeras conclusiones de las investigaciones sobre el intento de atentado contra el avión de Delta. "En nuestro mundo siempre cambiante -afirmó-, la primera línea de defensa de EE.UU. es una inteligencia oportuna y certera, que es compartida, integrada, analizada y sobre la que se actúa de manera rápida y efectiva". Según Obama, "eso no es lo que pasó" en los momentos previos al intento de ataque.

Mientras tanto, el Gobierno de Yemen, país donde se habría entrenado el terrorista, dijo que el joven nigeriano acusado del atentado fallido fue captado por Al Qaeda en Londres y no en su territorio.

El diario Los Angeles Times publicó que funcionarios de fronteras recibieron información sobre los contactos extremistas de Abdulmutallab cuando éste se encontraba ya en el avión y que habían decidido interrogarlo una vez que aterrizara en Detroit. "Allí estaban listos para realizarle una segunda inspección", dijo al rotativo un alto funcionario que mantuvo el anonimato. Pero la Casa Blanca desmintió esa información.

Comentá la nota