Obama rindió homenaje a Abraham Lincoln

Obama rindió homenaje a Abraham Lincoln
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rindió homenaje ayer a Abraham Lincoln en un acto que se llevó a cabo en el Capitolio para celebrar el 200º aniversario del nacimiento del presidente que abolió la esclavitud. En un breve discurso en la Rotonda del Capitolio, junto a los líderes del Congreso, Obama recordó el legado del ex mandatario.
“Es un honor estar aquí, un lugar en el que Lincoln sirvió, fue investido y donde la nación a la que salvó le ofreció su último adiós”, aseguró Obama, el presidente número 44, sobre el decimosexto. “Lo que Lincoln nunca olvidó, ni siquiera en medio de la guerra civil, fue que a pesar de todo lo que nos dividía –norte y sur, blancos y negros– éramos, en el fondo, una nación y un pueblo, compartiendo un vínculo que no se puede quebrar”, dijo Obama.

“Siento una especial gratitud a esta singular figura que de tantas maneras hizo mi propia historia posible, y que de tantas maneras hizo posible la historia de Estados Unidos”, agregó. “Estamos mucho menos divididos que en la época de Lincoln, pero nuevamente estamos debatiendo los asuntos críticos de nuestra época y lo hacemos con energía”, declaró. Obama no es el primer presidente que se siente inspirado por Abraham Lincoln. Nixon hizo por lo menos una visita nocturna al Lincoln Memorial para tener una conversación con la estatua. Teddy Roosevelt usaba un anillo hecho con un rizo del cabello de Lincoln. Franklin Delano Roosevelt contrató a Robert Sherwood, quien ganó un premio Pulitzer por su obra Abe Lincoln en Illinois, para que le escribiera sus discursos. Lincoln es reconocido como el presidente que promovió la lucha contra la esclavitud, logró su abolición a través de la decimotercera enmienda a la Constitución y, después de derrotar a la secesionista Confederación de Estados del Sur, logró reunificar el país.

Obama, el primer presidente afroamericano, comenzó su carrera política en la Legislatura estatal de Illinois y siguió al Capitolio antes de dar el salto a la Casa Blanca. Lanzó su campaña hace dos años en Springfield, donde estaba el hogar de Lincoln. Continuó homenajeando a su predecesor en su ceremonia de investidura, en la que usó la misma Biblia que Lincoln había empleado en la suya.

El presidente ya abrió las celebraciones del bicentenario asistiendo anteanoche a la reapertura del Teatro Ford en Washington, recientemente restaurado, el lugar donde Lincoln fue asesinado el 14 de abril de 1865 por John Wilkes Booth, un confederado.

Comentá la nota