Obama al rescate de Puerto Príncipe

Después de suspender en forma temporal las deportaciones de haitianos sin papeles que viven en EE.UU., la Casa Blanca prometió su apoyo "total" a Haití y ordenó el envío de un contingente militar, incluido un portaaviones, para ayudar al país caribeño tras el terremoto. Aproximadamente 30 mil haitianos tienen orden de deportación y cerca de 160 están detenidos, según el Departamento de Seguridad Nacional.
Los primeros equipos de rescate de EE.UU. llegarán hoy a la capital Puerto Príncipe, y expertos de su fuerza aérea se harán cargo del funcionamiento de su aeropuerto. Además, se dirigen a las inmediaciones de Haití cuatro buques guardacostas y el portaaviones USS Carl Vinson, con 6 mil marineros, que está siendo aprovisionado en el camino.

"El pueblo de Haití tendrá el apoyo total de EE.UU.", aseguró Obama en una declaración desde la Casa Blanca. Esa ayuda podría incluir el despliegue de unos 2 mil marines para garantizar la seguridad en las calles de Puerto Príncipe. El presidete norteamericano dijo que para un país como Haití, "que ha sufrido tanto" y es la nación más pobre de América, "esta tragedia es especialmente cruel e incomprensible". "Los informes y las imágenes que he visto, de hospitales hundidos, viviendas destruidas y hombres y mujeres llevando a sus vecinos heridos por las calles, son verdaderamente acongojantes", dijo Obama.

El presidente puso a Rajiv Shah, director de la Agencia Estadounidense de Ayuda Internacional (USAID, por su sigla en inglés), al frente de la respuesta norteamericana al desastre. "Nuestro objetivo -dijo Shah- es salvar tantas vidas como podamos en las primeras 72 horas, porque ése es el tiempo que tenemos".

Comentá la nota