Obama reiteró su pedido por un estado palestino

Participó en los actos por el 65º aniversario del desembarco en Normandía y aseguró que existe la oportunidad para acabar con el conflicto en Medio Oriente.
Tras cumplirse un nuevo aniversario del "Día D", que conmemora el desembarco aliado en Normandía durante la Segunda Guerra Mundial, el Presidente de Estados Unidos Barack Obama, llegó este sábado al lugar, acompañado por su familia, para participar de las jornadas conmemorativas que se realizaran en el lugar.

Obama aprovechó la ocasión para pronunciarse sobre algunos conflictos geopolíticos actuales, y junto a Nicolas Sarkozy, Presidente de Francia, se mostró de acuerdo en la necesidad de avanzar más allá del punto muerto actual en el proceso de paz en Oriente Medio.

Ambos -Obama y Sarkozy- se presentaron ante la prensa tras una reunión de 45 minutos antes de participar en los actos de conmemoración del 65 aniversario del Desembarco de Normandía.

El presidente estadounidense, que hace dos días propuso en El Cairo un nuevo comienzo en las relaciones entre EEUU y el mundo musulmán, reconoció que no espera que "un conflicto que dura 60 años acabe de la noche a la mañana" pero, como ha repetido en los últimos días, consideró que existe la oportunidad para lograrlo.

Ambas partes, recordó, tienen que cumplir sus obligaciones: los israelíes, admitir la posibilidad de un Estado palestino y poner fin a sus asentamientos en los territorios ocupados, y los palestinos, mejorar sus instituciones de Gobierno y poner fin a la violencia.

Obama y Sarkozy lanzaron también un llamamiento a Irán para que renuncie al desarrollo de un programa de armamento nuclear. Obama afirmó que debe desarrollarse una "diplomacia firme" hacia Irán.

Por su parte, el presidente francés aseguró que le preocupan algunas "declaraciones demenciales" del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

"Queremos paz. Queremos diálogo. Queremos ayudarles a desarrollarse. Pero no queremos que se extiendan las armas nucleares y eso lo hemos dejado muy claro", sostuvo Sarkozy.

El presidente francés también mostró su disposición a aceptar en su país a algunos presos de Guantánamo, para los que EEUU busca un destino después de que Obama ordenara el cierre de ese centro de detención para antes del 22 de enero del año próximo.

Ambos mandatarios se comprometieron a colaborar "estrechamente" en una gama de asuntos, desde la lucha contra el terrorismo a la crisis económica mundial.

Un área donde admitieron discrepancias fue en lo respectivo al ingreso de Turquía en la Unión Europea, algo que EEUU apoya pero que Francia no respalda.

En este sentido, Obama indicó que continuará "apoyando las conversaciones y el desarrollo de un progreso por el cual Turquía pueda sentir que cuenta con la amistad de Francia y del resto de la UE".

Comentá la nota