Obama reitera que la crisis exige medidas sin precedentes

"Si no tomamos medidas rápidas y atrevidas una situación mala podría ser dramáticamente peor", afirmó el presidente de los EE.UU. en un mensaje al país.
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, reiteró que la crisis económica y financiera que atraviesa el país exige medidas sin precedentes.

"Si no tomamos medidas rápidas y atrevidas una situación mala podría ser dramáticamente peor", dijo Obama en su primer mensaje radiofónico desde que asumió la presidencia el martes pasado.

Obama indicó que el nivel de desempleo ha llegado a su peor nivel de los últimos 26 años y que "si no se hace nada, la tasa de desempleo podría llegar a los dos dígitos". Según cifras del departamento del Trabajo, hasta diciembre del año pasado la tasa de desempleo en EE.UU. fue de 7,2 por ciento.

El presidente señaló que como consecuencia de la situación la economía podría perder un billón de dólares, lo que se traduciría en la pérdida de ingresos por 12.000 dólares para cada familia de cuatro personas.

"Podríamos perder toda una generación de jóvenes estadounidenses obligados a renunciar a sus sueños universitarios o perder el tren de empleo para el futuro", indicó.

Obama señaló que para paliar la situación ha propuesto un plan de estímulo e inversión que impulsará la creación de fuentes de trabajo así como de crecimiento económico a largo plazo.

"Me complace informar de que ambos partidos en el Congreso están trabajando con este plan y que espero promulgarlo en menos de un mes", manifestó.

El plan proyecta crear entre tres y cuatro millones de empleos en los próximos años.

El presidente dijo que en el marco de ese proyecto buscará acelerar la creación de energía limpia para conseguir un ahorro de dos mil millones de dólares al año.

También reducirá los costos de la atención médica, mejorará la educación y la infraestructura del país.

Obama admitió que existe escepticismo sobre su plan de recuperación, e insistió en sus esfuerzos de mejorar la transparencia del Gobierno.

"Este plan de recuperación debe e incluirá medidas sin precedentes que permitirán que el pueblo haga rendir cuentas a mi Administración por sus resultados", señaló.

Sin embargo, el presidente estadounidense aseguró que ejercerá cautela en los gastos de su aplicación porque "invertiremos en lo que funciona".

También prometió que en vez de asignarse fondos tras un manto de secreto, las decisiones sobre inversiones se harán públicas y explicadas por expertos independientes en la medida que sea posible.

"Lanzaremos un esfuerzo sin precedentes para erradicar el derroche, la ineficiencia y el gasto innecesario", señaló. "Surgiremos de este momento acuciante aún más fuertes y prósperos que antes", prometió el mandatario de EE.UU.

Comentá la nota