Obama reducirá la dependencia del petróleo extranjero

Obama reducirá la dependencia del petróleo extranjero
Lanzó un plan para obligar a las automotrices a fabricar vehículos menos contaminantes
WASHINGTON.- En un giro radical respecto de la controvertida política energética del gobierno de George W. Bush, el presidente norteamericano, Barack Obama, lanzó ayer una lucha frontal contra la dependencia del petróleo extranjero y el cambio climático, dos "amenazas urgentes para la seguridad nacional", en palabras del propio mandatario, que dejó claro que "ningún asunto es tan fundamental como el de la energía".

"No vamos a ser rehenes de recursos que se están agotando, de gobiernos hostiles y de una Tierra ya golpeada", declaró Obama en un acto en la Casa Blanca en el que presentó las primeras medidas energéticas y medioambientales de su administración.

Estados Unidos importa la mitad del petróleo que consume. Entre los "gobiernos hostiles" que le suministran crudo se encuentra la Venezuela de Hugo Chávez, que ya ha saludado al nuevo inquilino de la Casa Blanca a su manera: "Es el mismo miasma [que Bush]", dijo el líder bolivariano después de que Obama afirmara que Chávez había contribuido a paralizar el progreso en América latina.

Caracas le vende 1,3 millones de barriles diarios a Estados Unidos. Con la caída estrepitosa de los precios del crudo [de 150 dólares a menos de 40 dólares por barril en un año], la decisión de Washington de restringir su dependencia del petróleo foráneo podría debilitar las finanzas del gobierno chavista.

Autos menos contaminantes

Una de las órdenes ejecutivas firmadas ayer por Obama emplaza a los fabricantes de automóviles a producir vehículos de consumo eficiente, es decir, que arrojen menos gases de efecto invernadero para 2011. A diferencia de Bush, que se resistió durante mucho tiempo a imponer medidas que obligaran a los fabricantes a la producción de vehículos menos contaminantes, Obama dijo ayer que la nueva regulación "no representa un mayor peso para la industria del motor, sino que la prepara para el futuro".

En otra orden ejecutiva, Obama ordenó a la Agencia de Protección del Medio Ambiente -el organismo federal encargado de la supervisión ecológica- que revisara los bloqueos contra las iniciativas de 13 estados para establecer limitaciones a las emisiones de los automóviles. "Se han acabado los tiempos en los que Washington arrastraba los pies", dijo ayer Obama.

En diciembre de 2007, la administración de Bush bloqueó los esfuerzos de California y otros 12 estados para limitar las emisiones de dióxido de carbono de los autos bajo el argumento de que la Casa Blanca ya había abordado el asunto con la firma de una ley que debía asegurar para el año 2020 que la flota de vehículos del país tuviera un rendimiento de 35 millas por galón de combustible consumido. La Casa Blanca nunca puso en marcha medidas para acompañar la normativa, por lo que ayer Obama dio instrucciones para asegurar su cumplimiento.

La normativa de California, a la vanguardia en medidas ecológicas, establecía mayores niveles de eficiencia energética con el objetivo de reducir en un 30 por ciento las emisiones de los vehículos entre 2009 y 2016. La medida fue rechazada por el poderoso lobby del sector del automóvil.

Tras el anuncio de Obama, el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, declaró que California y el medio ambiente "tienen ahora un fuerte aliado en la Casa Blanca". "Permitir a California y a otros estados reducir fuertemente sus propias emisiones de gases contaminantes de los automóviles significa una victoria histórica para la pureza del aire", agregó.

Las iniciativas anunciadas ayer representan un nuevo golpe al legado de Bush, después de que la semana pasada Obama firmara una serie de decretos en los que ordenó el cierre de la prisión de Guantánamo y las cárceles secretas de la CIA, pusiera fin a la tortura como método de interrogatorio y permitiera la financiación de grupos pro aborto en el extranjero.

Con la apuesta por un cambio drástico en la política energética, Obama cumple otra de sus promesas electorales: la de situar a Estados Unidos al frente de la lucha contra el cambio climático a nivel mundial. "Mi administración no negará los hechos, se guiará por ellos", dijo Obama en clara referencia a la negación de Bush sobre la existencia y los peligros del cambio climático.

Y para confirmar la importancia de la política medioambiental en el gobierno de Obama, el departamento de Estado que dirige Hillary Clinton anunció ayer el nombramiento de Todd Stern como delegado a cargo de las políticas sobre calentamiento global. Stern, abogado y experto en cuestiones de medio ambiente, ya fue asesor gubernamental entre 1993 y 1998, durante los mandatos de Bill Clinton.

Agencias EFE, AP, DPA y AFP

Luz verde para Geithner

* WASHINGTON (Reuters).- El Senado de Estados Unidos dejó de lado sus recelos por los errores impositivos de Timothy Geithner y confirmó ayer, por 60 votos contra 34, su nominación como secretario del Tesoro. Geithner se convierte así en el principal funcionario económico en el gobierno de Barack Obama y deberá liderar los esfuerzos del presidente para sacar a Estados Unidos de la recesión.

Comentá la nota