Obama recibe por primera vez el informe de la CIA

WASHINGTON.- Con su nombre ya grabado en la historia, Barack Obama se preparaba hoy para poner manos a la obra como presidente electo de los Estados Unidos. En medio de la euforia que reina en su círculo más cercano por la contundente victoria, el demócrata aguardaba recibir por primera vez el informe del Servicio de Inteligencia, el mismo que recibe George W. Bush.
La información calificada que recibirá el futuro mandatario norteamericano es más detallada y exhaustiva que aquellas que recibía cuando era candidato. "Continuamos al servicio del gobierno actual, pero estamos igualmente en contacto con el presidente electo Obama y su equipo de seguridad nacional", escribió el director de la CIA, Mike Hayden, en una carta a sus empleados.

Obama gozará de un "extenso acceso a la información, mucho más amplia que aquella que obtuvo como senador o candidato (a la presidencia)", precisó Hayden. A raíz de ello, el actual director, Michael McConnell, designó a dos empleados de la CIA para que operen como los principales informantes del primer presidente negro en la historia de Estados Unidos.

Los presidentes de Estados Unidos comienzan su día con una revisión del informe sobre los desarrollos de inteligencia, confeccionados por el director de esa dependencia.

Entre los problemas inmediatos de seguridad que Obama enfrentará están las dos guerras en curso. También destacan las protestas de Paquistán por los ataques estadounidenses a militantes en su región ubicada en la frontera con Afganistán, decisiones sobre el futuro de la prisión en Guantánamo y las ambiciones nucleares de Irán.

Además, Rusia prometió el miércoles poner nuevos misiles cerca de la frontera con Polonia, en un claro desafío al plane estadounidense de desplegar un escudo antimisiles en el país europeo.

En tanto, el joven senador demócrata designó ayer a la mañana al equipo que conducirá la transición presidencial más compleja de los últimos 75 años.

Tironeado por su inexperiencia ejecutiva y por esos augurios de renovación, Obama eligió un equipo de transición compuesto por veteranos del gobierno de Bill Clinton y por recién llegados a Washington. John Podesta, ex mano derecha de Clinton; Peter Rouse, jefe de gabinete de Obama en el Senado, y Valerie Jarrett, ejecutiva de una empresa inmobiliaria e íntima amiga del presidente electo, comandarán la transición. Rahm Emanuel, poderoso legislador por Illinois y también ex asesor de Clinton, será, probablemente, una figura clave: jefe de gabinete del mandatario.

De ahora al 20 de enero, Podesta, Rouse y Jarrett deberán designar a más de 3000 funcionarios y, sobre todo, aprontar el plan con el que Obama piensa combatir la peor crisis financiera desde 1929 y tranquilizar a los norteamericanos sobre el futuro de sus trabajos y sus casas.

Comentá la nota