Obama recibe el Nobel de la polémica

Realiza hoy una visita fugaz a Oslo, donde se organizan protestas contra las guerras y la política medioambiental de Washington
OSLO.- Apenas 10 días después de haber anunciado el envío de 30.000 soldados adicionales a Afganistán, el presidente Barack Obama llega hoy a Oslo para recibir el Premio Nobel de la Paz, en medio de críticas y manifestaciones para exigir el fin de las guerras lideradas por Estados Unidos y cambios en la política medioambiental de Washington.

Aunque falta una semana para que Obama viaje a Copenhague para asistir al cierre de la cumbre climática, su presencia hoy en Noruega no estará totalmente ajena al tema. Al lado del aeropuerto de Oslo, activistas de Greenpeace plantaron un cartel de 150 metros por 50 que dice: "Obama: nuestro clima, tu decisión". Una forma de presionar a Estados Unidos para que se alcance un acuerdo en la cumbre.

Además de los reclamos contra las guerras que encabeza Estados Unidos que ha generado el Nobel a Obama, grupos ecologistas han cuestionado la decisión de Oslo de otorgar el galardón al mandatario norteamericano.

"La mayoría de los presidentes deben lidiar con conflictos, incluso guerras", declaró el secretario del comité, Geir Lundestad, a la radio NRK, al defender nuevamente esta semana la decisión de galardonar a Obama y en alusión a los conflictos en Irak y Afganistán.

"Pero lo que Obama ha tratado de hacer es comprometerse en una nueva vía en materia de política extranjera, subrayando la cooperación internacional, la ONU, el diálogo, la negociación, la lucha contra el cambio climático y el desarme, y eso fue clave" para la selección del jurado, añadió.

Según la Casa Blanca, Obama tratará de justificar hoy en su discurso de agradecimiento en Oslo su decisión de enviar 30.000 soldados adicionales a Afganistán, para aumentar la cifra de efectivos estadounidenses a 100.000.

El comité Nobel causó gran estupor en el planeta -y en el laureado- el 9 de octubre, al atribuir el premio a Obama, quien había llegado a la Casa Blanca menos de nueve meses antes y todavía está inmerso en los conflictos de Irak y Afganistán (ver Pág.3).

Benjamin Endre Larsen, líder del grupo noruego Iniciativa por la Paz, calculó que unos 5000 manifestantes participarán de una protesta hoy contra ambas guerras.

En este marco, Obama planeó una visita relámpago de apenas 24 horas en Oslo, con la clara intención de que su estadía sea lo más discreta posible. El mandatario norteamericano declinó participar del tradicional almuerzo con el rey de Noruega y, a diferencia de otros premiados, no dará una conferencia de prensa ni asistirá a un concierto que se ofrecerá en su honor al día siguiente de recibir el Nobel.

Esta decisión es considerada "descortés" por el 44% de los noruegos, según mostró un sondeo publicado ayer en el diario Verdens Gang .

En Estados Unidos, en tanto, dos tercios de los ciudadanos opinan que el mandatario demócrata "no es merecedor" del galardón, según una encuesta realizada por la Universidad de Quinnipiac dada a conocer ayer.

En Noruega, las reacciones son contradictorias. Según una encuesta divulgada ayer en el diario Verdens Gang , sólo el 35,9% de los noruegos -eran 42,7% hace dos meses- consideran que Obama merece el premio, contra un 33,5% que opinan lo contrario. Esta caída en la aprobación no es ajena al anuncio de Obama, la semana pasada, de enviar soldados suplementarios a Afganistán.

En su breve visita a Oslo, Obama evitará a los periodistas, dado que casi todos los encuentros con la prensa fueron anulados. Pero el mandatario no podrá esquivar las manifestaciones previstas cerca de su hotel -para esta ocasión dotado con vidrios blindados- para exigir la retirada de las tropas de Afganistán y una defensa más férrea de los derechos humanos en el mundo. Esto obligó a Noruega a desplegar el más importante dispositivo de seguridad de su historia, con más de 2000 policías movilizados en tierra, aviones de caza y un avión de vigilancia Awacs.

Comentá la nota