Obama ratificó su confianza en la CIA tras los informes de tortura

Obama ratificó su confianza en la CIA tras los informes de tortura
El presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) su total apoyo en el trabajo futuro y a la vez se distanció nuevamente de prácticas de tortura durante los interrogatorios bajo el gobierno del presidente George W. Bush.

Durante una visita al cuartel central de la CIA en Langley, en el estado norteamericano de Virginia, Obama defendió la reciente difusión de documentos internos de tiempos de Bush con descripciones detalladas de los brutales métodos de interrogatorio. Algunas personas, incluso dentro de la CIA, lo acusaron de haber dañado con esta medida la seguridad del país.

Debido a las nuevos y numerosos desafíos "no convencionales", que representan entre otros los terroristas, la CIA es "más importante que nunca", según dijo Obama ante empleados de la agencia.

"No se desanimen por lo que ha ocurrido en las últimas semanas. No se desanimen por el hecho de haber reconocido que hemos cometido algunos errores. Esto es lo que hemos aprendido", dijo Obama.

El nuevo presidente trató de ganarse la simpatía del personal de la agencia diciendo que a causa del carácter secreto de sus misiones no se les reconoce "ningún crédito cuando las cosas van bien, pero seguramente (se les culpa) de sus errores cuando van mal".

En cuanto al trato a los presuntos terroristas, Obama reconoció que es difícil proteger a las personas que no tienen escrúpulos, pero sostuvo que los ideales estadounidenses también tienen que ser la línea rectora cuando la situación es "dura". "Eso es lo que nos diferencia", agregó.

La CIA practicó el ahogamiento simulado de sospechosos de terrorismo, conocido como "waterboarding", que es considerado tortura a nivel internacional, mucho más de lo sabido hasta ahora, informó este lunes el diario "The New York Times".

El supuesto autor intelectual de los atentados del 11 de septiembre de 2001, Jalid Sheij Mohammed, sufrió esta práctica 183 veces, según el diario. Otro presunto terrorista, Abu Subaida, la sufrió 83 veces.

El diario citó documentos internos de la era Bush, publicados la semana pasada por instrucción de Obama, quien además indicó que no habrá investigación penal contra sus ejecutores.

En los cuatro memorandos publicados de los años 2002 y 2005 se describen detalladamente 14 métodos de tortura. Allí se aprueban métodos como lanzar a prisioneros contra la pared, desnudarlos para provocar "malestar sicológico", rociarlos con agua helada, impedirles dormir por más de 48 horas y ligeros golpes en la cara y partes blandas. El objetivo es causar "terror", según los documentos.

Comentá la nota