Obama quiere debatir la legalización de los inmigrantes

Los opositores advirtieron que movilizarían a la población contra el intento de legalizar a los indocumentados que ante la crisis quitarían trabajo a los norteamericanos.
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, planea iniciar este mismo año la reforma del sistema migratorio del país, lo que incluiría la búsqueda de una vía para que los inmigrantes indocumentados puedan legalizar su situación. "Planea comenzar el debate este año", dijo la directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, en declaraciones publicadas este jueves en el diario The New York Times.

El periódico aseguró que Obama planea abordar públicamente el asunto en mayo y que reunirá a grupos de trabajo a mediados de año para empezar a hablar sobre la posible aprobación de una legislación al respecto en el último trimestre.

Varios funcionarios de la Casa Blanca afirmaron al TNYT que los cambios en el sistema migratorio no se antepondrán a la reforma del sistema de salud y la nueva política en materia energética que Obama ha identificado como prioritarios.

Obama indicó durante la campaña electoral que una de las prioridades de su primer año de mandato sería la aprobación de una legislación que permita a los alrededor de 12 millones de indocumentados en el país adquirir estatus legal. Los latinos dieron un fuerte respaldo al líder demócrata durante las elecciones del 4 de noviembre del año pasado.

El periódico recordó que, de todos modos, la crisis económica en el país podría hacer que la reforma migratoria se convierta en un tema espinoso en un año en el que la Casa Blanca tiene grandes batallas que pelear. Luis Miranda, portavoz para Asuntos Hispanos del Gobierno, señaló en declaraciones a Efe que "el Presidente ha dicho consistentemente que quiere comenzar esta discusión este año, porque nuestro sistema de inmigración está roto y necesita ser arreglado". No obstante, confirmó que la economía está en el primer plano de la actualidad, por lo que "comenzaremos la discusión sobre la inmigración más adelante este año", añadió.

Los opositores a la citada reforma migratoria, muchos de ellos republicanos, sostienen que tratarán de movilizar a la población contra cualquier intento de legalizar la situación de indocumentados en momentos en los que muchos estadounidenses carecen de trabajo.

Entre los demócratas también existe el temor a que la reapertura del controvertido debate migratorio perjudique la agenda doméstica del Gobierno. El diario norteamericano destacó que por el momento todavía está bajo discusión el momento y la estrategia a seguir en el frente migratorio y no está claro quién asumiría el liderazgo de la iniciativa de Obama ante el Congreso.

Comentá la nota