Obama prometió un plan para acabar con las armas nucleares.

Fue en Estrasburgo, antes de la cumbre por el aniversario de la OTAN. Sin dar precisiones, dijo que mañana, en Praga, presentará el proyecto. Volvió a pedir respeto por el mundo musulmán y habló de trabajar por la paz en Oriente Medio.
El presidente estadounidense, Barack Obama, prometió ayer en Estrasburgo, Francia, "una hoja de ruta" para lograr "un mundo sin armas nucleares". Obama dijo que explicará el plan mañana en Praga, durante la cumbre EE.UU.-Unión Europea. Obama, quien viajó desde Londres acompañado por su mujer, Michelle, habló antes de iniciarse en Estrasburgo la cumbre por el 60° aniversario de la OTAN, el mecanismo de defensa atlántico ahora reorientado a intentar aliviar la crisis en Afganistan y su vecina, la nuclear Pakistán. Obama y su esposa se vio ayer con el presidente francés Nicolas Sarkozy, a quien acompañaba su mujer, Carla Bruni.

El anuncio de Obama de un mundo posible sin armas alienta una de las más firmes ilusiones de la modernidad, aunque no explicó aún cómo lo hará. El presidente de EE.UU. dijo que "incluso con la Guerra Fría terminada, la expansión de las armas nucleares o el robo de material nuclear podría llevarnos a la exterminación de cualquier ciudad del planeta". El robo de material nuclear se ha dado de manera incesante a partir de la caída de la Unión Soviética.

Obama buscó también restaurar la relación con los europeos, dañada durante el paso de George W. Bush por la Casa Blanca. "Irak nos desvió", dijo, y pidió más ayuda en Afganistán tras advertir que Al-Qaeda representa una amenaza mayor para Europa que para EE.UU. (Ver pág. 39).

El mandatario estadounidense, en un giro radical a la tradicional política de su país hacia Europa, apoyó la Europa de la defensa "con capacidades reforzadas porque queremos aliados fuertes. Cuanto más sean capaces de hacer en materia de defensa más podremos actuar conjuntamente frente a los desafíos a los que tenemos que hacer frente", dijo Obama, quien añadió que desea "trabajar con Rusia para que asuma sus responsabilidades y nos ayude a buscar una salida a Irán", pero recordó a Moscú que no puede "volver a la forma vieja de hacer las cosas".

Obama hizo patente ayer que el cambio es moral. "Hay que respetar al mundo musulmán, hay que trabajar muy duro por la paz entre israelíes y palestinos", dijo y criticó a su antecesor al cerrar su intervención explicando que "humillar a la gente nunca ha sido una buena estrategia". La cumbre debe servir también para que la OTAN elija a su nuevo secretario general, aunque Turquía rechazaba hasta ayer el principal candidato al puesto, el danés Anders Fogh Rasmussen, a quien acusa de permitir en Dinamarca las actividades del Partido de los Trabajadores Turcos, ilegalizado en Turquía y tildado por el premier turco Recep Tayyip Erdogan de "terrorista". Turquía también acusa a Rasmussen de no haber hecho lo suficiente cuando en 2005 estalló la crisis por las caricaturas de Mahoma que ofendieron al mundo musulmán.

Por la tarde, Obama se desplazó hasta Baden-Baden, Alemania, cruzando la frontera. La última vez que había visitado Alemania, 200.000 personas lo aclamaron en el centro de Berlín. Fue el pasado julio y estaba en campaña. Ayer, Obama fue recibido por 200 personas previamente seleccionadas en su primera visita como presidente. Baden-Baden debió parecerle una ciudad fantasma. Obama y su mujer Michelle fueron recibidos por la canciller Angela Merkel. En la posterior conferencia de prensa, el presidente estadounidense alabó a Merkel, de quien dijo estar "impresionado por su capacidad de liderazgo y habilidad" (algo similar había dicho sobre Sarkozy por la mañana en Estrasburgo).

Obama exigió redefinir el rol de la organización militar y aseguró llegar a la cumbre de la OTAN "sin una estrategia acabada, esperando que todos los estados miembros participen en el debate sobre qué cambios son apropiados y necesarios". A esa misma hora unas 700 personas se manifestaban en otra parte de Baden-Baden escoltados por un número similar de policías. Los organizadores de la protesta creen que la OTAN es un instrumento de las potencias occidentales para perpetuar su hegemonía económica y geopolítica. En Estrasburgo, las protestas concluyeron con 300 detenidos. A última hora, se abrió la Cumbre conmemorativa del 60° aniversario de la OTAN con la llegada de los jefes de estado o de gobierno de los 28 miembros de la Alianza.

Comentá la nota