Obama se prepara para combatir un posible atentado biológico

El presidente norteamericano ordenó la preparación de medidas médicas especiales ante un posible ataque de esas características contra su país. La amenaza terrorista renació en Navidad luego del arresto de un nigeriano que quiso destruir un avión en Detroit

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ordenó ayer la preparación de medidas médicas especiales ante el caso de un ataque biológico contra el país.

Obama señaló en una orden ejecutiva que esos preparativos deberán realizarse "a través de una rápida reacción federal en coordinación con los Gobiernos estatales, locales, territoriales y tribales". Añadió que el objetivo será mitigar enfermedades y prevenir muertes, mantener la infraestructura crucial y complementar y suplementar la capacidad de contramedidas médicas de los gobiernos de los distintos niveles.

La iniciativa del presidente norteamericano se dio a conocer a menos de una semana después de que renaciera la amenaza terrorista como consecuencia del arresto de un nigeriano que el día de Navidad intentó destruir un avión de pasajeros cuando se aproximaba al aeropuerto de la ciudad estadounidense de Detroit procedente de Amsterdam.

La orden ejecutiva indicó que el Servicio Postal de los Estados Unidos tiene la capacidad para suministro de contramedidas médicas (como medicamentos y vacunas) para su aplicación en todas las comunidades de Estados Unidos.

Las secretarías de Salud y de Seguridad Nacional, en coordinación con el Servicio Postal, deberán establecer en el plazo de 180 días un modelo de esas contramedidas, con el objeto de responder a un ataque biológico en gran escala, con el ántrax como primera posible amenaza. La orden manifestó que esas secretarías y el Departamento de Defensa y el Departamento de Justicia tendrán ese mismo tiempo para desarrollar un plan para escoltar a los trabajadores postales que se encarguen de distribuir las contramedidas médicas.

Asimismo, el presidente ordenó que las secretarías de Salud y de Seguridad Nacional, en coordinación con el Departamento de Defensa desarrollen en 90 días operaciones y establezcan los requisitos para una reacción rápida con el fin de distribuir dichas contramedidas tras un ataque biológico en gran escala. El Gobierno federal, añadió, también deberá establecer un mecanismo para aplicar esos medicamentos y vacunas al personal esencial para asegurar el funcionamiento de las agencias federales en caso de un ataque biológico.

Comentá la nota