Obama podría anunciar la quiebra de Chrysler

Instó a los tenedores de bonos de la automotriz a hacer más sacrificios. La empresa tiene hasta mañana para presentar un plan a largo plazo.
El presidente estadounidense, Barack Obama, podría dar a conocer este jueves la declaratoria de bancarrota de la automotriz norteamericana Chrysler, lo que permitiría allanar el camino para su fusión con la italiana Fiat.

Obama instó este miércoles a los tenedores de bonos de Chrysler a hacer más sacrificios para que la tercera mayor automotriz del país, no tenga que declarar la quiebra. En un encuentro municipal en Arnold, Missouri, el mandatario le adjudicó a los sindicatos de trabajadores de las automotrices la responsabilidad de tomar las medidas necesarias para evitar que declare la bancarrota. "Una de las preguntas ahora es: ¿Los tenedores de títulos, los prestamistas, la gente que tiene el dinero, también están dispuestos a hacer sacrificios?", indicó Obama, y agregó: "Aún no lo sabemos".

La empresa tiene hasta el jueves para presentar un plan que pruebe su viabilidad a largo plazo, o podría perder los 4.500 millones de dólares que recibió en préstamos estatales de emergencia. La automotriz también está negociando una fusión con la italiana Fiat.

Chrysler aún espera la respuesta de todos los acreedores de si aceptarán 2.000 millones de dólares en efectivo a cambio de cancelar 6.900 millones de dólares en deuda. Si los acreedores rechazan la oferta, Chrysler se podría ver forzada a declarar la bancarrota.

El capítulo 11 del Código de Bancarrota en el que se basaría Obama para dictar la quiebra permite que las empresas en crisis y fuertemente endeudadas puedan continuar trabajando bajo protección ante sus acreedores y un estricto control de un juez de bancarrota para poder sanearse.

Entre tanto, el Departamento del Tesoro confirmó el acuerdo temporal con un grupo de acreedores de Chrysler para la reducción de la deuda. En tanto, el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs aseguró que hay "fuertes" avances en las negociaciones de la automotriz con los sindicatos y los acreedores. De todas maneras, agregó que aún hay obstáculos.

"Pero seguimos estando confiados y esperanzados de que las próximas horas se logre algo, que ofrezca una salida para la capacidad de supervivencia de Chrysler sin una ayuda (financiera) continua del gobierno", aseguró Gibbs.

Previamente, el jefe de la compañía, Robert Nardelli, envió una comunicación a los empleados en la que explicaba que las negociaciones con Fiat habían realizado avances. Los italianos quieren recibir una participación de entre el 20 y el 35% sin dar dinero a cambio, sino aportar tecnología de punta y coches utilitarios. El sindicato UAW solicita una mayoría de 55% en la empresa y a cambio renuncia a deudas multimillonarias para el fondo de salud de los pensionados.

La mayor automotriz del país, General Motors (GM), debe presentar su plan antes del 1 de junio.

Comentá la nota