Obama piensa en crear un "plan empleo"

Formará un equipo económico para ayudar a la clase media. Temen que el desempleo supere el 9%. Su vice reconoció que aumentarán el gasto público.
Barack Obama asumirá el próximo 20 de enero, en Washington, la presidencia de los Estados Unidos. Pero antes de poner un pie en la Casa Blanca trabaja en el desarrollo de una serie de planes que le permitan ir campeando la difícil situación económica-financiera que le tocará administrar. Su gestión heredará el mayor déficit en la historia del país, superior al billón de euros.

Las cifras sobre la evolución del desempleo son tan negativas que el equipo de expertos formado por el presidente electo se ve forzado a ampliar los objetivos que se había marcado hace sólo un mes. Durante su campaña hacia la presidencia, Obama se comprometió a "salvar o crear" un millón de puestos de trabajo en un plazo indeterminado. Tras una reunión de cuatro horas con su equipo económico el martes en Chicago, el presidente electo amplió el objetivo hasta los tres millones de puestos.

Los expertos auguran que el índice de desempleo aumentará del 6,7% actual, que ya es el más alto de los últimos 15 años, hasta el 9% dentro de 12 meses. Para los consejeros de la presidencia, sería una victoria mantener la tasa por debajo de esa cifra.

La cifra que barajan los expertos económicos del equipo de Obama que habrá que sacar de las arcas públicas para estimular la economía estadounidense es casi cinco veces superior a la estimada en la campaña electoral, entre 675.000 y 775.000 millones de dólares.

En la primera entrevista que concede tras las elecciones, el vicepresidente electo Joe Biden reconoció a la cadena ABC que la situación económica es "mucho peor" de lo que habían pensado en principio.La mayor parte del medio billón de euros que Obama asignará para potenciar la economía y luchar contra el paro se invertirá en reforzar la red de puentes y carreteras. Las claras políticas keynesianas del “pleno empleo”.

Los primeros proyectos de Obama ya cuentan con sus opositores, desde el partido Republicano se oponen a los planes de estímulo a costa del erario público al considerar que esta medida provocará un aumento del déficit. Los congresistas menos convencidos sobre las medidas de estímulo cuestionan que el dinero público pueda ser dilapidado en planes que contenten a corto plazo al electorado demócrata, pero que no sean eficaces a largo plazo para la economía.

LAS ENCUESTAS LE DAN UN OK. En una consulta del The Washington Post, casi siete de cada 10 entrevistados (68%) se muestran optimistas sobre la gestión de su futuro presidente ante los próximos 12 meses. Y el 65% apoya sus planes de estímulo económico. Entre los problemas que le gustaría a la gente que Obama abordara -aparte del de la crisis económica-, se encuentran los de medioambiente y la sanidad pública.

El 84% desea que fuerce a las compañías eléctricas a aumentar la producción de energía renovable y el 75% quiere que refuerce las medidas para reducir el calentamiento global, problema sobre el que la Administración de George W. Bush se mostró insensible.Entre las últimas prioridades de los encuestados se sitúa el cierre de la cárcel de Guantánamo, (lo pide el 40% frente al 44% que le gustaría que no se cerrase), tema por el cual el próximo líder estadounidense se pronunciara la semana pasada.

Comentá la nota