Obama pidió "hechos'' en su nueva relación con Cuba y Venezuela

Fue en una rueda de prensa en la que alabó "señales positivas"de la isla y Caracas.
En los últimos días hemos visto señales positivas en la naturaleza de las relaciones entre EE.UU., Cuba y Venezuela. Pero, como lo he dicho antes, la prueba para todos nosotros no son simplemente las palabras, sino los hechos". Ayer al mediodía, bajo un cielo borrascoso y una temperatura de más de 35 grados, con las montañas y el mar caribeño como telón de fondo, el presidente Barack Obama hizo un balance de la Cumbre de las Américas durante una conferencia de prensa al aire libre con un grupo reducido de periodistas, incluida esta corresponsal, que viajaron a Puerto España con la Casa Blanca.

Pese al intenso calor y a los dos días de intensas reuniones, Obama estaba muy energético y optimista. "Esta ha sido una reunión muy productiva", dijo pero enseguida dejó en claro que la retórica o las buenas intenciones no son suficientes para cambiar las relaciones entre la región y EE.UU. Se necesita más esfuerzos tanto de un lado como del otro. De hecho, Obama aterrizó en Puerto España el viernes por la mañana diciendo que venía a la cumbre a "escuchar" y a "aprender". Ayer, antes de abordar el Air Force One, Obama sorprendió a todos cuando dijo que una de las mayores enseñanzas que se llevaba de regreso a Washington provenía de Cuba. Según dijo, los miles de médicos que envía Cuba a varios países de la región son "un recordatorio para nosotros en Estados Unidos de que si nuestra única interacción con esos países es la lucha contra las drogas, si nuestra sola interacción es militar, entonces quizás no estamos desarrollando las conexiones que pueden incrementar nuestra influencia y tener efecto beneficioso cuando necesitamos avanzar en la región con políticas que nos preocupan".

Pese a que la Casa Blaca hizo todo lo posible para impedirlo, lo cierto es que la cumbre terminó cubanizándose. "Lo que pasa es que para nosotros el conflicto con Cuba es bilateral, no multilateral", explicó a Clarín un alto funcionario de la Casa Blanca. "Una cosa es el reingreso de Cuba a la OEA, eso es multilateral. Y otra cosa es el levantamiento del embargo, eso es bilateral", dijo agregando que "EE.UU. no había pedido ningún tipo de mediación a nadie".

En ese sentido, tanto Brasil como Venezuela -o incluso Argentina- que aspiraba a jugar un rol importante en el problema quedaron totalmente desplazados. "El pueblo cubano no es libre. Y ése es nuestro norte cuando hablamos de nuestro política hacia Cuba", dijo ayer Obama agregando que la disposición que expresó Raúl Castro para comenzar un diálogo es una señal de progreso, pero insistió con que debe realizar un gesto.

Algunos en el Congreso ya han comenzado a criticar a Obama por la relación que entabló con Chávez. "Es poco probable que, porque yo le haya dado la mano o haya tenido una linda conversación con Chávez, estemos poniendo en peligro los intereses estratégicos de EE.UU.". Obama dijo que en sus conversaciones con Chavez y Evo Morales les dijo que, si bien no "vamos a estar de acuerdo en todo, podemos encontrar áreas para trabajar en común siempre y cuando se respeten los procesos democráticos. Si ustedes le preguntan a cualquier de esos líderes, verán que están alentados por la posibilidad de tener una relación más constructiva", concluyó.

Comentá la nota