Obama pide a Israel que no lo sorprenda con un ataque a Irán

El mensaje lo habría llevado el jefe de la CIA al premier Netanyahu, días atrás.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, prefirió no apostar a la buena voluntad de los nuevos gobernantes israelíes y envió a un alto funcionario para que transmita al premier Benjamin Netanyahu un mensaje que no deje lugar a dudas: "Nos vemos el 18 de junio. Que no se le ocurra sorprenderme antes con un ataque a Irán".

La información fue ayer título del diario Haaretz y no sólo no fue desmentida, sino que en el transcurso del día quedó claro que el alto funcionario en cuestión era el mismo jefe de la CIA, Leon Panetta, quien mantuvo en Israel conversaciones secretas con altos funcionarios locales, de quienes recibió la promesa de que Israel no atacará blancos nucleares en Irán. EE.UU. teme que una operación como lo que fue la destrucción del reactor nuclear iraquí en 1981 o la del reactor en construcción de Siria en 2007, pueda abortar el intento de Washington de llegar a un acuerdo diplomático que lleve a la desnuclearización de Irán.

Los israelíes que participaron en las conversaciones con los norteamericanos dos semana atrás fueron el premier Netanyahu, el ministro de Defensa, Ehud Barak, el jefe del Mossad, Meir Dagan, y otros altos funcionarios de inteligencia militar. Desde julio de 2006, luego del secuestro en territorio israelí del soldado Guilad Shalit (aún en manos de Hamas) y, más tarde, con el ataque de Hezbollah y el secuestro de dos reservistas, el ex premier Ehud Olmert implementó la política de "mostrarle a los vecinos que también nosotros podemos enloquecer". Olmert se refería a la desmesura que caracterizó la respuesta israelí y que desembocó en la Guerra del Líbano y, dos años después, en la ofensiva en Gaza. Obama teme que Netanyahu -quien prometió que no permitiría que Irán posea la bomba- lo sorprenda antes de la cumbre en Washington con un "hecho consumado" en Irán.

Según el informe, las conversaciones en Israel se centraron en el programa nuclear de Irán, que EE.UU. e Israel sospechan está dirigido a desarrollar una bomba atómica, afirmación negada por Teherán. Los dirigentes israelíes aseguraron a Panetta que Israel no tiene la intención de "sorprender" a EE.UU. en Irán, de hecho, la diplomacia israelí -incluyendo al presidente Shimon Peres, que pasó a ser el vocero potable de Israel ante el mundo- viene señalando últimamente que no hay planes para atacar a Irán, aunque las autoridades israelíes tradicionalmente se niegan a eliminar esa opción militar. Obama cree que hay que dar tratamiento urgente al tema, que Israel debe aceptar la fórmula de "Dos Estados para dos pueblos" y la propuesta de paz saudita de retirada israelí de los territorios ocupados a cambio de una normalización de relaciones con 27 países árabes. Y cree también que esto le servirá para poder formar un frente de países moderados contra Irán, por lo que no puede permitir que un empecinado gobierno de derecha israelí consiga desbaratar sus planes atacando, aún sin su respaldo, Teherán.

Comentá la nota