Obama si el Partido Demócrata vota a favor del Tratado de Libre Comercio con Colombia

WASHINGTON.- Con la industria automotriz a punto de colapsar en los Estados Unidos, el presidente, George W. Bush, condicionó en su diálogo de ayer con el mandatario electo Barack Obama, su apoyo y aporte de los fondos aprobados por el Congreso para revitalizar el sector automotor, a que el Partido Demócrata vote a favor de un Tratado de Libre Comercio con Colombia, informó hoy el diario The New York Times.
Bush condiciona su respaldo a las automotBush recibió ayer a Obama por primera vez en la Casa Blanca, donde estuvieron reunidos durante dos horas. En el encuentro, Obama, que aumirá sus funciones el 20 de enero, pidió a Bush acordar una rápida ayuda al sector automotor estadounidense en graves dificultades financieras.

Los dos principales fabricantes del país, General Motors y Ford, acumularon pérdidas netas por un total de 30.000 millones de dólares este año. Desde la publicación el viernes de sus resultados trimestrales, los llamados al suministro de recursos de urgencia se oyen cada vez con mayor insistencia.

Cuetión de urgencia. "Es una cuestión que hay que resolver de urgencia", insistió el presidente de GM, Rick Wagoner, al diario especializado Automotive News.

En el centro de sus demandas están los recursos por 25.000 millones de dólares, votados a comienzos de setiembre por el Congreso para ayudar a la industria automotriz norteamericana a reorientar su producción hacia modelos más ecológicos. Este dinero no ha sido liberado aún, por razones meramente burocráticas.

"Bush indicó que podría dar su apoyo a una ayuda y a un plan de relanzamiento económico más amplio si Obama y los legisladores demócratas dejan de oponerse a un acuerdo de libre comercio con Colombia", afirma el diario estadounidense, citando a fuentes al tanto de la conversación.

Pero ni Obama ni los demócratas en el Congreso parecen estar dispuestos a aprobar ese acuerdo con Colombia, agrega el periódico. El gobierno de Bush se ha mostrado hasta ahora reticente a autorizar a los fabricantes de automóviles a tener acceso a un plan de rescate financiero para el sector.

Por otro lado, los líderes demócratas en el Congreso se dirigieron por escrito al secretario del Tesoro, Henry Paulson, pidiéndole que permita al sector automovilístico beneficiarse con las posibilidades de ayuda abiertas por el plan de estabilización del sistema financiero, de 700.000 millones de dólares. La Casa Blanca estaría resuelta a estudiar esta opción, asegura la cadena financiera CNBC.

GM, que emplea a un cuarto de millón de personas en Estados Unidos, fue muy franca con relación a su capacidad de sortear los próximos meses. El viernes, el grupo admitió que su caja quedará agotada a comienzos de 2009.

Comentá la nota