Obama nomina a la primera latina para jueza de la Corte Suprema

Obama nomina a la primera latina para jueza de la Corte Suprema
Es Sonia Sotomayor. Su familia nació en Puerto Rico. Debe aprobarla el Senado.
El presidente Barack Obama anunció ayer la nominación de la primera representante de la comunidad hispana a la Corte Suprema de Justicia. Con este gesto, el mandatario quiso enviar una nueva señal de que en EE.UU. el sueño norteamericano sigue vivo. La jueza Sonia Sotomayor nació en uno de los barrios más humildes de Nueva York, el Bronx. Su padre, un obrero portorriqueño, murió cuando ella era pequeña. Gracias a sus esfuerzos Sotomayor pudo estudiar en las mejores universidades. "Soy una persona común que ha tenido oportunidades extraordinarias", dijo ayer al aceptar la nominación. "Soy quien soy gracias a mi madre".

De ser aprobada su nominación, Sotomayor reemplazaría al juez David Souter, alineado dentro del ala progresista de la Corte y quien recientemente anunció su retiro, dejando una vacante en el tribunal de 9 jueces que ocupan el cargo de forma vitalicia. En el Senado, donde la candidatura de Sotomayor debe ser confirmada, los senadores republicanos ya están afilando sus cuchillos. Pese a que, al anunciar su candidatura, Obama recordó que Sotomayor fue nombrada por primera vez jueza en una corte Federal por el presidente George Bush padre, el líder republicano del Senador, Mitch McConnell, hizo una advertencia. "Vamos a examinar exhaustivamente su carrera para asegurarnos de que ella entiende que el papel de un jurista en nuestra democracia es aplicar la ley equitativamente, de forma independiente a sus sentimientos o preferencias personales o políticas", dijo McConnell. Trascendió que los republicanos utilizarán varias conferencias que dio en el pasado -y que hoy pueden encontrarse en You Tube-, para acusar a Sotomayor de que cree que es correcto utilizar la Corte para hacer política y para legislar. Se trata de un viejo debate entre los juristas estadounidenses. Por un lado, están los conservadores, que dicen que los jueces sólo deben limitarse a interpretar la ley. Están los que defienden, como el propio Obama, una filosofía mucho más activista. Los republicanos piensan utilizar un video de una conferencia de Sotomayor en la que dijo que "desde la Corte se hace política".

"Barack Obama ha dicho que apoya a jueces que dejan que su empatía o parcialidad por algunos individuos influyan en su toma de decisiones", recordó en un comunicado Tom Fitton, presidente de Judicial Watch, una organización judicial conservadora. "Si la jueza Sotomayor comparte esta filosofía judicial activista, los senadores estadounidenses que quieren proteger la Constitución no tendrán más remedio que oponerse a su nominación. No hay lugar para alguien que anteponga sus sentimientos y convicciones políticas al imperio de la ley", dijo.

En el otro extremo del espectro político, los más cercanos a la izquierda tampoco están de acuerdo con el nombramiento de Sotomayor. La presidenta de la Asociación nacional de abogados, Marjorie Cohn, dijo que es importante que Obama haya nombrado a la primera latina. "Pero Sotomayor no cambiará el equilibrio de la Corte, ya que reemplazará al juez Souter. Aunque sin duda le tocará revisar las decisiones de Obama sobre las técnicas de interrogación (léase torturas) la detenciones preventivas y el privilegio que tiene la Casa blanca de mantener algunos asuntos en secreto, las posiciones de Sotomayor sobre los poderes del Ejecutivo no se conocen. Con esta elección, Obama perdió la ocasión de nominar alguien realmente progresista".

La comunidad latina está, sin embargo, de gran festejo. Hace ya varios días que venían presionando para que la primera minoría estadounidense esté representada en la Corte Suprema.

Comentá la nota