Obama, de Medio Oriente a un campo de concentración.

Un día después de dirigirse al mundo musulmán desde El Cairo, Obama afirmó que Estados Unidos "no puede obligar a la paz entre las partes implicadas, pero lo que hemos intentado hacer es aclarar algunos de los malentendidos".
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, estuvo ayer en Alemania dentro de una gira por Medio Oriente y Europa que lo llevó ya a Arabia Saudita y Egipto y hoy viajó a Francia. Obama se reunió ayer con la canciller alemana, Angela Merkel, en Dresde, Alemania, un día después de dirigirse al mundo musulmán desde El Cairo con un discurso en el que ofreció "un nuevo comienzo" en las relaciones de Estados Unidos con la comunidad islámica y aseguró que la única solución posible en Medio Oriente es la coexistencia de un Estado israelí con otro palestino.

En una rueda de prensa tras su encuentro, Obama afirmó que Estados Unidos "no puede obligar a la paz entre las partes implicadas, pero lo que hemos intentado hacer es aclarar algunos de los malentendidos". Como indicó en su discurso de El Cairo, el presidente estadounidense explicó que las partes implicadas tendrán que adoptar decisiones difíciles. Por su parte, la canciller alemana afirmó que "hay una oportunidad única para que el proceso de paz pueda revivir". "Alemania hará todo lo que esté en sus manos para acompañar constructivamente el proceso de paz", dijo Merkel tras reunirse con Obama en la ciudad germano-oriental de Dresde, a la que el presidente llegó el jueves anoche procedente de El Cairo.

Merkel hizo estas declaraciones en alusión al "significativo" discurso pronunciado por Obama en El Cairo, que para la canciller constituye "un punto de partida" para nuevos esfuerzos políticos. Obama y la canciller también abordaron el cierre de Guantánamo y el presidente estadounidense subrayó que no ha pedido "compromisos especiales a Merkel ni ella los ha ofrecido" para acoger presos. Sostuvo que la conversación sobre el futuro de estos detenidos se desarrolla con toda la Unión Europea y reconoció que no será un asunto que se resuelva en los próximos "dos o tres meses".

Merkel señaló que los respectivos ministros del Interior se pondrán a trabajar en ello, con la voluntad de "encontrar una solución conjunta" habida cuenta de que el objetivo de cerrar el campo es común. Hasta ahora Alemania se ha mostrado reticente a acoger a nueve miembros de la minoría china uigur.

En la rueda de prensa, el presidente estadounidense también apuntó que ve "algunos progresos" en la situación económica mundial, uno de los asuntos que dominaron la reunión bilateral, en la que él y Merkel abordaron igualmente el futuro de Opel, la subsidiaria de General Motors, la automotriz estadounidense que el lunes se declaró en quiebra.

Obama afirmó ayer que la comunidad internacional tiene la obligación de detener los genocidios, por inconveniente que sea intentarlo. En una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, tras una reunión bilateral en Dresde, Obama afirmó que "es necesario actuar cuando ocurra".

El presidente estadounidense ayer visitó el campo de concentración de Buchenwald, uno de los mayores campos de la Alemania nazi y donde se calcula que murieron cerca de 56.000 personas durante la Segunda Guerra Mundial. Uno de los tíos abuelos del presidente estadounidense, Charles Payne, formaba parte de las tropas que contribuyeron a liberar ese campo de concentración. Obama había recibido la pregunta de cómo se puede aplicar el lema contra el Holocausto, "Nunca Más", a los acontecimientos en la región sudanesa de Darfur o en el norte de Sri Lanka. Según Obama, su gobierno colabora de modo activo para evitar el genocidio en Sudán, donde el presidente Omar al Bashir expulsó a las organizaciones humanitarias, y él mismo planteó la situación en Darfur el jueves al presidente egipcio, Hosni Mubarak, que cuenta con unos "sólidos lazos diplomáticos" en su país vecino.

Obama concluyó su estancia en Alemania con una visita a la base militar de Landstuhl, donde saludó a las tropas estadounidenses destacadas allí y recorrió el hospital donde se atiende a los heridos en las guerras de Irak y Afganistán.

El mandatario estadounidense y su esposa, que anoche llegaron a París, fueron recibidos hoy por el presidente francés Nicolas Sarkozy y su esposa en Caen, donde los dos estadistas hablarán y almorzarán juntos.

Las dos parejas asistirán luego a una ceremonia para celebrar el 65º aniversario del desembarco de loa aliados en Normandía. Obama pronunciará un discurso ante 9000 invitados selectos, entre los cuales habrá 2000 estadounidenses, en el cementerio norteamericano de Coleville sur Mer, a 50 km al oeste de Caen, durante la principal de unas 450 ceremonias previstas en toda Normandía.

Comentá la nota