Obama llamó a Cristina para hablar sobre la crisis mundial

Obama llamó a Cristina para hablar sobre la crisis mundial
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó las coincidencias con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama durante el diálogo telefónico que mantuvieron acerca de la necesidad de establecer una cooperación respecto al financiamiento internacional.

En declaraciones a la prensa formuladas en Chubut, la Presidenta dijo que "la verdad que fue una charla muy interesante, casi media hora estuvimos intercambiando opiniones sobre las dos Cumbres, tanto la del G-20, como la que va a tener lugar en Trinidad Tobago, como Cumbre de las Américas".

En ese sentido dijo que hubo "realmente mucha coincidencia en cuanto a la necesidad de establecer una cooperación y una articulación en todo lo que hace a financiamiento internacional".

"Pero yo planteé la necesidad -y él coincidió totalmente conmigo - en la necesidad de restablecer la demanda global, porque tenemos un problema grave: la gente que ha perdido el trabajo, la destrucción de los puestos de trabajo", dijo.

"Todo eso hace una contracción absoluta de la demanda, que es lo que mueve el consumo, y el consumo es el capitalismo, en definitiva", remarcó. Agregó que "le planteé que veía demasiado fondeo de bancos, que no tenían resultado concreto en restablecer el nivel de consumo de la sociedad".

"Le planteé la necesidad de diseñar instrumentos, primero que puedan restablecer la confianza de la gente en que no va a perder el empleo; en segundo término el tema del endeudamiento para poder seguir consumiendo", dijo.

Mencionó "el caso emblemático de General Motors, uno escucha decir que por ahí General Motors no debería ser salvada, dicen algunos economistas tradicionales, porque es obsoleta, en cuanto a la materia de tecnológica, pero le di el ejemplo de alguien que está en medio del océano, le tiran un salvavidas y dice: "no, no lo voy a usar porque en realidad no es de última generación o obsoleta la tecnología, una ridiculez en realidad".

"Lo que yo creo que hay que hacer es no solamente fondear a los bancos, sino también sostener a las empresas para que las empresas puedan sostener el empleo y de esta manera restablecer el tema del consumo, él coincidió absolutamente conmigo", señaló.

La Presidenta dijo que "le di el ejemplo de lo que había pasado, en el año 2001, en la Argentina cuando uno ve en Estados Unidos que se ejecutan hipotecas por millones y la gente termina viviendo en carpas dice esa persona ya no consume más".

"Bueno, coincidimos en todo esto, también planteamos la necesidad de la reformulación de los organismos multilaterales de créditos", destacó.

Añadió que "él concretamente planteó una mayor participación de las economías emergentes en este sentido y que tenía mucho interés en trabajar junto a nosotros".

"Además reconoció el rol que tiene la Argentina, nos agradeció, fundamentalmente, el rol que tiene en materia de lucha antiterrorista".

La Presidenta dijo que le mencionó a Obama "la necesidad y lo importante que es el restablecimiento de la economía norteamericana. Primero, en la medida que es moneda de reserva el dólar incontrovertible y, fundamentalmente, el hecho de que 300 millones de personas constituyen el 25 por ciento del PBI".

"Con lo cual, son muy importantes, además, los instrumentos que se diseñen. Porque es como que todos estamos de acuerdo con los grandes lineamientos, con los grandes enunciados pero a mí me parece que lo que está faltando son instrumentos concretos que produzcan resultados concretos".

Indicó que no la sorprendió la llamada de Obama "me agradó la llamada porque, además, también es coincidente con declaraciones que hizo el Foreing Office hace pocos días donde le asignó a la República Argentina, no a la Presidenta, sino a la República Argentina, un rol preponderante dentro de las economías emergentes en la resolución de ese conflicto global".

"Tal vez sea un poco la experiencia que hemos tenido nosotros en el año 2001, tal vez ahora se repare más en la recuperación que tuvo la Argentina luego de que se quebrantara todo su sistema financiero e, inclusive, su sistema institucional", subrayó.

"Esta es otra de las cosas que le planteé también al presidente Obama que, si se profundiza y prolonga la crisis económica, eso va a traer consecuencias, no solamente económicas, sino y fundamentalmente, en el sistema político mundial y esto sí es algo que debe preocuparnos", finalizó.

Comentá la nota