Obama llama "paso histórico" la aprobación de su programa.

Lo dijo ayer después de que el Congreso dio luz verde a la iniciativa económica.
El presidente Barack Obama celebró ayer su primera gran victoria de importancia en el Congreso: la aprobación de un estímulo económico por 787.000 millones de dólares. "Este paso histórico no es el final de lo que haremos para reencaminar nuestra economía", aseguró en su alocución radial del sábado. "Es el comienzo".

Después de la aprobación del plan en la Cámara de Representantes por 246 votos contra 183, el resultado de las votaciones del Senado, de 60 contra 38, finaliza el proceso legislativo a favor del presidente. De esta forma, se abre el camino para que Obama pueda firmar el proyecto de ley incluso antes de su autoimpuesta fecha límite del 16 de febrero.

"Este es el principal hito en nuestro camino hacia la recuperación, y quiero agradecer a los miembros del Congreso que actuaron juntos en un propósito común para hacer que esto sucediera", señaló Obama en su mensaje semanal por radio e internet. El presidente estadounidense se mostró confiado en que el plan "salvará o creará más de 3,5 millones de empleos en los próximos dos años, estimulará el gasto de empresas y consumidores y establecerá los cimientos de nuestra prosperidad y nuestro perdurable crecimiento económico".

La legislación, producto de duras negociaciones llevadas a cabo durante esta semana, adjudica además 120.000 millones de dólares a gastos de infraestructura, incluyendo autopistas, trenes y la expansión del acceso a internet. Dedica también cerca de 20.000 millones de dólares a la energía renovable y 11.000 millones a modernizar la red eléctrica estadounidense, medidas que el ex vicepresidente Al Gore promocionó calurosamente semanas atrás como las más importantes inversiones que debería hacer Obama con miras a combatir el cambio climático.

La ley incluye recortes impositivos -que se espera beneficien al 95% de las familias estadounidenses- y decenas de miles de millones de dólares en extensión de beneficios de desempleo, asistencia médica para los más necesitados y fondos para ayudar a estados con problemas de liquidez, con el objetivo de que no se recorten gastos en servicios como la educación.

El mandatario norteamericano prometió gastar el dinero de los contribuyentes "con una responsabilidad y transparencia sin precedentes". Una vez que el plan se ponga en acción, un nuevo sitio web (recovery.gov) permitará a todos los estadounidenses vigilar cómo se maneja su dinero y hacer comentarios y preguntas. "Si trabajamos juntos, convertiremos esta crisis en una oportunidad", dijo Obama, luego de asegurar que la lucha contra la crisis económica durará su tiempo.

Comentá la nota