Obama llama en China a respetar la prensa y los derechos humanos

Fue en un encuentro con estudiantes, la primera actividad de su visita oficial. Defendió el libre uso de internet y criticó la censura, un tema sensible para Beijing. Afirmó que EE.UU. y China deben ser socios. Hoy se reúne con su par Hu Jintao.
En su primera actividad pública en China, adonde llegó el domingo para una visita oficial de tres días, el presidente estadounidense, Barack Obama, insistió durante un encuentro con unos 500 estudiantes en Shanghai en la defensa de los derechos humanos, de la libertad de expresión, de culto y de información.

El jefe de la Casa Blanca respondió una serie de preguntas que le hicieron los jóvenes en el Museo de Ciencias de la capital financiera del país, y otras que le enviaron internautas de toda China. A la tarde voló a Beijing, donde cenó con el presidente Hu Jintao, a quien volverá a ver hoy en una reunión formal donde tratarán temas como la balanza comercial entre ambos países, el cambio climático, la proliferación nuclear y los derechos humanos, entre otros.

"Pensamos que las libertades de expresión y de culto y el acceso a la información son derechos universales", remarcó Obama en su encuentro con los jóvenes. "Los principios que defendemos no son únicos de nuestra nación", afirmó. Los derechos religiosos y políticos les corresponden "a todas las personas, también a las minorías étnicas y religiosas, ya sea en Estados Unidos, en China o cualquier otra nación", enfatizó.

Su intervención no fue transmitida por la televisión nacional, sino sólo por la de Shanghai. Pero pudo verse en directo por internet.

En su primera visita al gigante asiático como presidente, donde busca estrechar los vínculos y crear un nuevo orden mundial, Obama buscó un equilibrio político, sin críticas abiertas y con expresiones de cooperación. Tuvo cuidado de no contrariar a sus anfitriones y no mencionó Tíbet ni Xinjiang, escenario de revueltas sangrientas en 2008 y en julio pasado.

"Soy un gran partidario de no impartir censura. Admito que distintos países tienen distintas tradiciones. Puedo decirles que en Estados Unidos, el hecho de tener una internet libre o un acceso sin restricciones a internet es algo que nos refuerza y que creo debería ser promovido", opinó. Y agregó: "Pienso que cuanto más libres son los flujos de información más se fortalece una sociedad, porque los ciudadanos de los países en todo el mundo pueden pedir cuentas a sus propios gobiernos".

También destacó la importancia de los nuevos medios de comunicación como el servicio de mensajes cortos Twitter. Fue al responder una pregunta que lanzó el embajador de EE.UU., Jon Hutsman, a pedido de un internauta. "A veces me gustaría no tener que escuchar las críticas en Internet", bromeó, pero enseguida agregó: "Esto hace a nuestra democracia más fuerte y a mí un mejor líder".

China es uno de los países que aplican una mayor censura en la red. Se arresta y se encarcela a quienes critican al régimen en el ciberespacio y las redes sociales masivas como el sitio de videos Youtube son inaccesibles.

Por otra parte, Obama reiteró lo que había dicho el sábado en Tokio: que pocos problemas globales pueden resolverse a menos que EE.UU. y China, su vigoroso competidor -que se encamina a desplazar a Japón como la segunda mayor economía del mundo-, actúen juntos. "Evidentemente hemos conocido reveses y desafíos en los últimos 30 años. Nuestra relación no ha sido sin dificultades", admitió. Pero expresó: "No nos corresponde ser adversarios".

Además, elogió el impresionante ascenso y el fortalecimiento del gigante asiático, y señaló que el comercio entre los dos países, con un volumen actual de 400.000 millones de dólares al año, lleva bienestar y crea puestos de trabajo a ambos lados del Pacífico.

Obama se reúne hoy con su par Hu Jintao. Se descuenta que el tema central será el enorme déficit comercial que EE.UU. tiene con China, su principal acreedor.

Esta visita es el punto principal de la gira asiática de Obama, que en una semana lo llevó a Tokio, Singapur, y terminará en Seúl.

Comentá la nota