Obama instó al Congreso a aprobar el plan de salud

Se reunió con un grupo demócrata e hizo un llamado a la unidad
WASHINGTON.? Comenzó un duelo decisivo para el gobierno de Barack Obama. Alentada por una exhortación de última hora del presidente para "dar respuesta al llamado de la historia", la Cámara de Representantes inició el debate de la reforma del sistema de salud.

La nueva legislación, que demandará un gasto de 1200 millones de dólares en los próximos años, podría ampliar la cobertura a millones de personas que hoy carecen de ella y corregir, aunque sea parcialmente, uno de los sistemas más caros e ineficientes del mundo.

"Ahora es el momento", dijo Obama, en una inusual visita a los representantes demócratas en el Congreso. "Insto a este cuerpo a estar a la altura del momento, a dar respuesta al llamado de la historia y votar a favor de la reforma", declaró en un encuentro a puerta cerrada, seguido, luego, por declaraciones públicas en la Casa Blanca.

El mandatario hizo referencia a que cada semana 14.000 estadounidenses pierden su cobertura sanitaria y que 18.000 personas mueren por año porque no están aseguradas.

"Hoy aprobaremos la reforma del sistema de salud", apuntó, llena de entusiasmo, la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi, en una clara muestra de que el partido del presidente se juega una carta crucial.

Aun con sus incertidumbres y riesgos, se espera que el pase de la resistida legislación por la Cámara de Representantes sea más sencillo que en el Senado, donde las dudas son enormes. Tanto que el vocero demócrata en el Senado, Harry Reid, admitió horas atrás la posibilidad de que no se pueda cumplir con el plan presidencial de tener la norma lista antes de fin de año.

"No nos vamos a dejar atar por plazo alguno. Necesitamos realizar el mejor trabajo posible para el pueblo estadounidense", afirmó, tras un encuentro con senadores de su partido. Es que, en ese cuerpo, el avance del proyecto de ley ha estado afectado por divisiones entre las filas demócratas.

Se espera que una aprobación en la Cámara baja actúe como aliciente y ponga presión sobre el Senado.

Al cierre de esta edición, los demócratas parecían haber alcanzado los 218 votos necesarios para aprobar la norma. Pero no hay certeza alguna sobre los 60 que, como mínimo, necesitan en el Senado para evitar un bloqueo republicano.

El frente opositor parece bastante unido en el rechazo, mientras que en las filas demócratas hay una marcada división con un proyecto menos ambicioso de lo que se esperaba en un primer momento.

Aun así, se aguardaba que los representantes despachen en cuestión de horas una normativa de 1900 páginas y que, en líneas generales, amplía la cobertura a decenas de millones de estadounidenses que hoy carecen de ella, prohíbe a las aseguradoras negar cobertura por enfermedades preexistentes e intenta reducir el gasto médico.

Quienes conocen el proyecto insisten en que nada de esto puede prosperar si no se genera un sistema de competencia en el que el gran negocio de las aseguradoras privadas se vea obligado a mejorar la calidad del servicio y de sus precios ante el miedo de perder clientes a manos de un sistema público que, sin embargo, hoy no existe y cuya creación todavía es dudosa.

Protestas

El debate se produce tras el eco de ruidosas manifestaciones en contra del gasto público que Obama generará con esta norma. "Entierren esta porquería", "No se metan con mi salud ni con mis impuestos" o "Basta de demagogia" eran algunos de los reclamos de miles de manifestantes que, en las últimas horas, peregrinaron a esta ciudad para frenar la ley.

"Más impuestos, más gastos y más gobierno no es el plan de reforma que respalda el pueblo", dijo la legisladora Virginia Foxx.

Por su parte, el líder republicano de la Cámara baja, John Boehner, prometió que su partido "hará todo lo que pueda" para hacer descarrilar el proyecto. Sin embargo, los demócratas se mostraban optimistas. "Esperamos que la energía que nos dio el presidente con su visita sea de ayuda", dijo el legislador demócrata James Clyburn.

La hora decisiva, sin embargo, se vivirá luego, en el Senado: en caso de que la propuesta sea aprobada, aún restará bastante para que una ley definitiva vea la luz.

Comentá la nota