Obama impone históricas restricciones a la industria tabacalera

El presidente estadounidense Barack Obama firmó una ley que le da al gobierno poderes sin precedentes para regular a los fabricantes de cigarrillos, afirmando que es emblemática sobre los cambios que trae el nuevo gobierno.
La ley otorga a la oficina reguladora de alimentos y medicamentos estadounidense, la FDA, autoridad para regular los niveles de nicotina, prohibir el agregado de sabores y exigir advertencias más duras en los paquetes de cigarrillos, en un intento de reducir el consumo entre los jóvenes.

"Cuando me presenté para presidente, lo hice porque creía que, pese al poder del statu quo y la influencia de intereses especiales, era posible traer el cambio a Washington", dijo Obama antes de firmar la ley, fuertemente resistida por las tabacaleras.

"Y hoy, pese a décadas de presiones y publicidad por parte de la industria tabacalera, aprobamos una ley para ayudar a proteger a la próxima generación de estadounidenses de crecer con un hábito mortal con el que tantos de nuestra generación vivimos", añadió.

La FDA deberá hacer cumplir una norma que prohíbe la publicidad al aire libre a poca distancia de escuelas y plazas de juegos y pone fin a eventos deportivos o de entretenimiento auspiciados por marcas de cigarrillos.

Las compañías deberán además revelar a la FDA los ingredientes de sus productos. La ley habilita a la agencia a exigir cambios para proteger la salud pública, aunque éstos no pueden ser reducir a cero el nivel de nicotina o prohibir un tipo de producto tabacalero.

El proyecto de ley fue respaldado por varias asociaciones, como la dedicada al cáncer (American Cancer Society), al corazón (American Heart Association) y el pulmón (American Lung Association).

Comentá la nota